Entrevista con la Ministra de Salud, Cra. Dr. Sonia Castro el 29 de julio 2011

Tortilla con Sal, 29 de julio 2011

TcS : ¿Qué ha sido la importancia del ALBA para los programas del Ministerio de Salud en NIcaragua?

Ministra Sonia Castro: El proyecto del ALBA en la región ha sido de mucha importancia en particular en Nicaragua porque es la muestra de gobiernos que solidariamente nos estamos uniendo en fin de mejorar la vida de nuestros pueblos. Aquí en Nicaragua y en cuanto a este Ministerio en particular a través del ALBA nosotros logramos adquirir equipos de alta tecnología que nunca antes en la historia de Nicaragua habían existido, reducir los costos de US$600 que costaba una resonancia magnética a nada, a ni un córdoba, porque partimos de la gratuidad, partimos de que es un apoyo para la población y también la esperanza que creas ante un problema que tiene un ciudadano.

A través del ALBA nosotros logramos construir dos centros de alta tecnología como son el Lenin Fonseca (en Managua) y Estelí, en donde ahora tenemos tomografías que nunca se habían realizado y ahora podemos decir que se hacen cientos de procedimientos mensuales gratuitamente a la población. Ya estamos dando a la población esperanza que su enfermedad, su patología puede ser estudiada mejor. Sobre todo la gente con cáncer para ver si no tiene metástasis en otros lugares.

También con el proyecto ALBA llegaron para el Ministerio unidades móviles de atención y eso nos permite acercar las unidades de salud a los lugares y a las comunidades más distantes y eso te acorta la brecha y mejora la accesibilidad a la gente a los servicios de salud. Y en estas unidades tenemos servicios de ultrasonido, odontología, ginecología y la atención en general. Ahora hacemos brigadas móviles que van a lugares muy remotos de difícil acceso a la población a través de estas unidades móviles.

Pero también nosotros podemos decir que el ALBA en general en Nicaragua es un signo como su palabra dice ALBA de esperanza, de una luz que nace, de un porvenir que viene, de un bienestar común y eso se mira plasmado también en los programas económicos. Porque si se mejoran los accesos y las posibilidades económicas para la gente, también mejora su salud. Precisamente  nuestra función es crear las condiciones al ser humano, al individuo al ciudadano, a la mujer al hombre y los niños, de salud las cuales permiten elevar su productividad porque con un cuerpo sano y saludable permite a ser más productivo y levantarte todos los días para sacar adelante a tu familia, a tu esposa, a tus hijos que van a la escuela.

Creo que el impacto viene del bienestar de la familia para crearles condiciones mejores y es lo que estamos viendo. En este momento nosotros podemos decir que Nicaragua tiene un impacto plasmado en mejores indicadores de salud. Tenemos menos muertes infantiles, menos muertes neonatales. Tenemos en este momento mortalidad por dengue a cero en este año gracias a Dios y la voluntad de este gobierno pero también al apoyo del ALBA. Tenemos mejores condiciones de caminos – todo eso repercute en la salud de la población.

TcS : ¿También ha jugado un papel en los programas del ALBA la cooperación cubana?

Sonia Castro: En los 90s aquí los cubanos fueron rechazados y esa ayuda humanitaria que dan nuestros hermanos no fue bien aprovechada hasta que el Comandante Ortega aceptó y el primer estudio psico-pedagógico para todas las personas con discapacidad realizado en este país el año pasado demostró esa voluntad y esta parte humana de este grupo del ALBA de estos países amigos, de estos países solidarios ya que todos nacemos de esta clase obrera, de los campesinos, de los trabajadores y que estamos uniéndonos para buscar el bien común de toda Latinoamérica y efectivamente este estudio nos permitió llegar a todos los hogares nicaragüenses que tenían (personas con discapacidad). Y este proyecto continúa porque ahora viene la atención a los casos críticos, qué solución estamos dando, qué respuesta le estamos dando a esta persona, qué ofertamos a su problema que ya fue diagnosticado en la comunidad.

Y a la vez tenemos también el programa de Misión Milagro, este programa lleva en este momento, cuatro años y medio, inició en 2007, y ya tiene más de 80,000 cirugías oftalmológicas realizadas. Yo me atrevo a decir con toda la confianza que eso se traduce en más de 80,000 vistas salvadas. Es decir visiones salvadas porque la gente no miraba por las cataratas y podemos decir que le devolvimos la vida y la esperanza de seguir trabajando y luchando por la vida, por la esperanza, para formar un mundo mejor para todos.

Creo que eso sólo se puede hacer a través de estos proyectos, de este carácter solidario, cristiano, socialista del grupo del ALBA. Y son expresiones constantes que la gente lo está viendo, lo está recibiendo la población. Una persona con una ceguera no solamente afecta al ciudadano que tiene la ceguera sino al familiar que lo va a acompañar porque ya se vuelve dependiente.

En cambio devolviéndole la vista, esta persona participa y sale adelante toda la familia y la comunidad. Creo que el proyecto ALBA tiene expresiones en la salud, en la comunidad, en la transformación social incluyendo valores porque también tenemos programas educativos con el ALBA y sobre todo la esperanza de transformar la sociedad en una sociedad más justa con igualdad para todos.

TcS : El Presidente del Banco Central ha comentado sobre la formación de ALBA-Medicamentos, ¿Será algo significativo para el Ministerio de Salud aquí?

Sonia Castro: Eso es muy importante porque nuestros países históricamente han sido absorbidos por las transnacionales y ellos aunque seamos pobres nos sacan hasta el último centavo y sacan el  mayor provecho económico porque para las transnacionales el objetivo es sacarte provecho, plusvalía de su inversión no importa el costo o a quien afectes.

Pero el ALBA en este concepto solidario y cristiano, en perspectiva se está proponiendo la creación de ALBA Medicamentos, para que pueda ser una fuente de suministro de medicamentos que se compren masivamente para todos estos países y que tengan un costo más bajo y por lo tanto con lo mismo que estamos comprando ahorita podamos comprar mayores volúmenes y por lo tanto servirle más a la población. Porque ese es el objetivo, el ALBA encarna la solidaridad, encarna el cristianismo y llevarle con los recursos que tenemos, mayores cosas a la gente.

Entonces tenemos que buscar alternativas. Es un proyecto que se está trabajando, que se está mirando las posibilidades de implementarlo, de ver las listas de medicamentos que todos van a usar y alguien que pueda producirlo, que pueda comercializarlo a estos precios solidarios, humanitarios, cristianos y que nosotros como gobierno y como institución podamos hacer que ellos sean parte de esas licitaciones, que nosotros compremos. Y al final, ¿cómo se va a beneficiar a la gente? Que van a tener más medicamentos con la misma inversión que nosotros tenemos.

TcS : ¿Algún comentario en general?

Sonia Castro: Creo que también el pueblo de Nicaragua está manifestando su confianza en el ALBA  y en el Presidente Daniel Ortega, por la buena gestión del gobierno. En este país el pueblo es Presidente. En este país el pueblo se adueña de su proyecto. Es gestora. Somos protagonistas e involucramos a la comunidad organizada para ser parte de la solución de los problemas. Creo que esta es una cosa muy importante que nosotros mencionemos porque si el pueblo no se apropia de estos programas no tenemos éxito. Pero eso es la gestión del buen gobierno del Presidente donde nos obliga a nosotros en las instituciones a que la comunidad, los ciudadanos sean parte de la solución de los problemas y además auditores de que los recursos se están administrando correctamente.