NICARAGUA : RIO SAN JUAN - "Costa Rica no puede decir, a estas alturas, que el Río no es navegable"

Versión para impresiónSend by emailSend by email

Entrevista a Teresa Sequeira, Movimiento Ambientalista Guardabarranco y Manuel Antonio Madriz Fornos, Experto en Derecho Internacional
La Agenda, con Roberto Zúñiga
12 de Diciembre del 2011


Introducción de Roberto Zúñiga

Buenos días, como siempre un placer saludarles, gracias por acompañarnos en una nueva emisión de su Programa La Agenda. Estamos listos para em-pezar una nueva jornada, hoy lunes 12 de Di-ciembre. Poco a poco el tiempo avanza, y no se detiene, sigue su marcha y nos acercamos a la recta final de este 2011. Los nicaragüenses se preparan para celebrar esa Fiesta tradicional, que todos los años, los 24 de Diciembre la ce-lebramos en familia.

Hay mucho movimiento comercial, principalmente en los mercados populares del país, porque ya reci-bimos el Aguinaldo todos los nicaragüenses que tenemos la dicha de tener un trabajo. Ese tre-ceavo mes al que tenemos derecho, y empezamos a invertir ese dinero de forma adecuada, comprando algunas cositas necesarias para la familia. Las Autoridades, tanto de la Policía Nacional como los Bomberos, la Cruz Roja y todas las instancias que tienen que ver un poco con Seguridad Ciuda-dana, nos hacen algunas recomendaciones que de-bemos tomar en cuenta... recomendaciones que nun-ca están de más a la hora de celebrar este tipo de festividades.

Hoy vamos a hablar de un tema que nos unen a los nicaragüenses sin distingo de ningún tipo; aquí los nicaragüenses cerramos filas cada vez que ha-blamos de este tema, todos lo hacemos de forma unánime, y a una sola voz... Se trata del nicara-güense Río San Juan, y el daño ambiental que oca-sionan nuestros hermanos del Sur, Costa Rica, al construir 130 kilómetros de carretera a la orilla del nicaragüense Río San Juan. El daño ambiental es palpable, es considerable, y todo indica que el Gobierno tico, que encabeza la Presidenta Laura Chinchilla, no quiere recapacitar.

El 16 de Diciembre, por ejemplo, en  El Salvador se realizará una Cumbre de Presidentes del Sis-tema de Integración Centroamericana, SICA. Allí Nicaragua, ya lo ha dicho el Vicecanciller por la Ley, Manuel Coronel Kautz, espera conversar con Costa Rica sobre la construcción de más de 120 kilómetros de carretera en la margen del nicaragüense Río San Juan. Pero el sábado, el Canciller costarricense Enrique Castillo, des-cartó cualquier tipo de conversación sobre el tema y dijo textualmente: “Si ellos quieren hablar de la carretera, primero tendríamos que hablar del retiro de la Juventud Sandinista, de la Isla Calero o Harbour Head.” Esto implica que Costa Rica no está dispuesto a negociar nada de la carretera.

Nicaragua envió a través de la Cancillería, una Nota al Canciller de Costa Rica, Enrique Cas-tillo, en la que le recuerda al Gobierno tico su obligación de presentar el Estudio de Impacto Ambiental y el Plan de Gestión Ambiental de la carretera que construye en la margen derecha del nicaragüense Río San Juan. Quiero leer de forma textual esa carta, para que no haya mal enten-didos:

“Estimado señor Ministro, el Gobierno de Reconci-liación y Unidad Nacional, lamenta comunicarle en relación a su Nota de fecha 29 de Noviembre del 2011, que considera inapropiado e inadmisible so-licitar a Nicaragua que señale los daños que pue-da ocasionar la obra que su Gobierno está cons-truyendo en la margen derecha del Río San Juan de Nicaragua. El Gobierno de Nicaragua estima que tal expresión se debe a una interpretación equi-vocada de la obligación que tiene su ilustrado Gobierno de presentar a Nicaragua, previo al inicio de la carretera, el Estudio de Impacto Ambiental y Plan de Gestión Ambiental, requisito fundamental para llevar a cabo una obra de tal envergadura.

Tratar de invertir la lógica de las responsa-bilidades de Costa Rica no implica asumir los compromisos con la Madre Naturaleza, el Derecho Internacional, y los Convenios y Tratados bilate-rales y multilaterales que su Gobierno ha sus-crito para la defensa del Medio Ambiente y la Biodiversidad. Entre los cuales podemos recor-darle el Convenio Regional para el Manejo y Con-servación de los Ecosistemas Naturales y Fores-tales, y el Desarrollo de Plantaciones Foresta-les, suscrito en Guatemala, el 29 de Octubre de 1993; la Declaración de Estocolmo, la Declaración de Río, Agenda 21, y la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, especial-mente como hábitat de Aves Acuáticas, RAMSAR, del día 2 de febrero de 1971, la cual, según recordó la Corte Internacional de Justicia, en el Párrafo 79 de su Ordenanza del 8 de Marzo de 2011, dis-pone:

Artículo 5.- Las Partes Contratantes celebrarán consultas sobre el cumplimiento de sus obliga-ciones que se deriven de la Convención, especial-mente en el caso de un humedal que se extienda por los territorios de más de una de las partes Contratantes, o de un sistema hidrológico compar-tido por una de ellas. Al mismo tiempo, se es-forzarán por coordinar y apoyar activamente las políticas y regulaciones actuales y futuras, re-lativas a la conservación de los humedales y de su flora y fauna.

El Gobierno de Costa Rica, muy al contrario de darle a conocer a Nicaragua y a su mismo Pueblo lo relacionado con esas obras, las ha mantenido ocultas; e incluso, altos personeros del Gobierno han hecho anuncios engañosos, afirmando en Medios periodísticos, que las obras se habían detenido. Independientemente de lo anterior, es evidente que la construcción de la carretera afecta gravemente el Medio Ambiente y los Derechos de Nicaragua. Continuar con la referida obra tiene consecuen-cias ecológicas y ambientales, que de no dete-nerse su construcción, ocasionaría daños trascen-dentales e irreversibles. Entre las muchas conse-cuencias se pueden destacar las siguientes:

1. Vertimiento del despale y movimiento de tierra a lo largo de la ruta de la carretera en el caudal del Río, dificultando y poniendo en riesgo la navegación en sus aguas, a las cuales Nica-ragua tiene Derecho y Sumo Imperio, en base al Tratado del 15 de Abril de 1858, y el Laudo Cleveland, del 22 de Marzo de 1888. 2. Remoción y sedimentación de suelos frágiles, provocando una mayor y excesiva sedimentación de las aguas del Río nicaragüense.

3. Impacto sobre los recursos hidrobiológicos, con efectos principalmente en la pesca sobre el Río, por cambios en la calidad de agua. 4. Des-trucción del hábitat natural del ecosistema en la ribera, al remover la vegetación inmediata al curso del Río por la construcción de la carre-tera, afectando la diversidad arbórea circun-dante. 5. Intercepción del flujo natural de las aguas que tributan por la Cuenca Sur hacia el Río San Juan, con modificación del drenaje en los humedales aledaños al curso inferior del Río San Juan y su Delta. 6. Erosión en bancos y taludes de tierra en lugares de cierta pendiente, con el consecuente arrastre de suelos arcillosos hacia el Río San Juan de Nicaragua. 7. Disminución o alteración de la vida acuática, debido a la turbidez de las aguas, provocada por los sedi-mentos derivados de la construcción de la vía. 8. Destrucción de los valores escénicos y potencial ecoturístico propios del curso del Río.

Destaco señor Ministro, que la lista anterior no agota todas las consecuencias y responsabilidades de Costa Rica, al realizar la obra antes mencio-nada, incluyendo las incursiones en territorio nicaragüense y las violaciones vinculadas a los monumentos de demarcación. La obligación de Costa Rica de comunicarle a Nicaragua el Estudio de Impacto Ambiental antes de iniciar las obras no puede subsanarse invocando a los facilitadores. Nicaragua no puede aceptar menos que la parali-zación inmediata de las obras, hasta tanto no haya tenido la oportunidad de recibir y analizar el Estudio de Impacto Ambiental sobre esas obras.

Aprovecho señor Ministro, para expresar las muestras de mi consideración. Firma: Valdrack L. Jaentschke, Viceministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, al Excelentísimo señor Enrique Castillo, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de la República de Costa Rica.”

De igual manera, Nicaragua informó a la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo del SICA, también al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y a la UNESCO, los daños ambientales ocasionados por la carretera que construye Costa Rica en el borde sur del nicara-güense Río San Juan, a través de cartas enviadas a estos Organismos. Más adelante voy a compartir con ustedes y con nuestros invitados, parte de esas cartas que envió la Ministra del MARENA, a esos Organismos vinculados con el tema ambiental.

Por lo pronto, déjenme darles la bienvenida a nuestros invitados de esta mañana, Teresa Se-queira, integrante del Movimiento Ambientalista Guardabarranco, que por cierto, ha jugado un papel muy importante en todo este tema del Río San Juan; y al Doctor Manuel Antonio Madriz Fornos, Experto en Derecho Internacional y es-critor de esta obra que se llama “El Río San Juan de Nicaragua.” Bienvenidos. ¿En términos ambien-tales, qué podemos decir de este nuevo conflicto entre Nicaragua-Costa Rica, Costa Rica-Nicaragua, que como todo indica fue originado por el Go-bierno de Costa Rica al construir esta carretera en su propio territorio? Soberano derecho tienen de hacerlo, pero no cumplen con los requisitos internacionales de impacto ambiental.

Palabras de Teresa Sequeira

Como lo has mencionado, es el Gobierno costarri-cense el que ha realizado esta obra, y aunque ellos están en pleno derecho de desarrollar las actividades que mejor les parezcan en su terri-torio, pero no estamos de acuerdo que vaya en detrimento de otras comunidades o de otros países, en este caso Nicaragua, que está dañando este Río San Juan, en el que este Gobierno, y nosotros como Comunidad nicaragüense, hemos hecho muchos esfuerzos para protegerlo, para conser-varlo.

El Gobierno, el Ministerio del Ambiente, en conjunto con los jóvenes que han estado organi-zados en el Movimiento Guardabarranco, han hecho presencia en el Campamento que está ubicado en el Río San Juan, donde l@s muchach@s han estado de-sarrollando diferentes actividades de protección de nuestros Recursos Naturales, como Jornadas de Reforestación, conociendo también parte de nues-tra Naturaleza, de nuestros Recursos Naturales, interactuando con las Comunidades ribereñas.

En las imágenes que hemos visto en los diferentes Medios de Comunicación, hemos observado esa de-vastación en la margen derecha de nuestro Río San Juan. Y el Gobierno costarricense tiene que en-tender que el ecosistema, que la Naturaleza, la biodiversidad no tiene frontera, y que se está generando daños a este Río... hay mayor sedi-mentación, erosión, afectaciones a la calidad del agua; se ha removido vegetación, en vez de ir protegiendo el bosque ribereño, que es una fuente de captación de la contaminación por agroquí-micos, por ejemplo, más bien se está retirando. Y lo que debemos hacer es luchar para protegerlo, no hacer lo contrario.

Nosotros como Movimiento Ambientalista Guarda-barranco, respaldamos la posición de nuestro Go-bierno presidido por el Comandante Daniel Ortega, de denunciar, de exponer a través de las dife-rentes Organizaciones Internacionales que existen en la Región, sobre estos daños que se está cau-sando al Río San Juan, a todo su ecosistema.

Periodista Roberto Zúñiga

Dijo el Canciller este fin de semana, algo que tiene que ver directamente con ustedes... “Si ellos quieren hablar de la carretera, primero tendríamos que hablar del retiro de la Juventud Sandinista, de la Isla Calero o Harbour Head...” Él está exigiendo el retiro de ustedes. Yo tuve la oportunidad en determinado momento de estar en la zona, y ver la presencia importante de jóvenes del Movimiento Ambientalista Guardabarranco, en esa zona. Y ellos están exigiendo el retiro de ustedes.

Palabras de Teresa Sequeira

Eso jamás en la Historia de Nicaragua se había visto, jóvenes presentes realizando acciones de Solidaridad, cultivando Principios, Valores. Eso es lo que estamos creando en la Juventud nica-ragüense, promoviendo acciones de Paz, de Herman-dad, de Fraternidad con nuestras propias Comunidades de Río San Juan. En ningún momento estamos atentando contra la Soberanía de los cos-tarricenses. Más bien lo que estamos haciendo es promoviendo la protección de nuestros Recursos Naturales, a través de diferentes actividades, y lo más importante, interactuando con las Comuni-dades que están en el Río San Juan de Nicaragua, en la parte Norte de nuestro país.

Eso ha sido el aporte más grande que ha tenido el Movimiento Ambientalista Guardabarranco, aparte de ir haciendo conciencia en todos estos mucha-chos que han estado visitando, para luego llevar ese mensaje a otros Departamentos de nuestro país, de dar a conocer las bellezas que tiene nuestro Río San Juan; cuál es la utilidad y cuáles son los beneficios, tanto ambientales, como económicos, y en términos sociales, que nos pueda traer a nuestro país, a todos los nicara-güenses. Por tanto, rechazamos categóricamente esas declaraciones, porque más bien hemos estado realizando lo contrario a lo que ellos están haciendo en este momento, desarrollando un pro-yecto que más bien está perjudicando al ecosis-tema, y en este caso a los nicaragüenses.

Periodista Roberto Zúñiga

Doctor Madriz, ¿qué decir de todo esto?

Palabras de Manuel Madriz

Sobre el caso de lo que ellos llaman Isla Calero, en el libro, en esa página está lo que es Punta de Castilla, la cual no es una Punta, sino un área que se extiende de donde es Harbour Head, primer caño al Norte, en la línea divisoria que declaró Costa Rica; el mojón inicial está en la extremidad Noroeste de Punta de Castilla. Si fuera la parte que dice Costa Rica, sería la parte de Punta de Castilla, que está más al Noroeste; sin embargo, no lo es, porque esa es un área que está al final del Río San Juan, y que Alexander describe como un área llana y arenosa, donde se puede producir cambios en los caños. Esa área no forma parte de Punta de Castilla, porque Punta de Castilla no es un punto, es un área.

Si te fijás en el mapa, Punta de Castilla inicia desde Harbour Head, primer caño, hasta El Colorado, el curso de las aguas del Colorado. Esto lo describe ampliamente el Artículo 4 del Jerez-Cañas cuando se refiere y describe esta área. Si lo leés y ponés atención a su contenido te dice: “mientras tanto Nicaragua no recobre la plena posesión de todos sus derechos en el Puerto de San Juan del Norte, la Punta de Castilla será de uso y posesión enteramente común... estamos hablando de un área, e igual para Nicaragua y Costa Rica, remarcándose, entre tanto dure esta Comunidad como límite de ella, todo el trayecto del Colorado...” El Colorado es esto que estamos viendo acá, si te fijás, toda la parte baja, esto es un área. Costa Rica en la época de los 80, ¿qué hizo? Dividió Punta de Castilla en tres partes: al Norte, le puso Isla de los Portillos; abajo le puso Isla Calero, y más abajo, Isla Brava; pero las tres son Punta de Castilla, y aunque se llamen islas, no son islas. De la misma forma que el Río Colorado aunque se llame Río, no es río, es un brazo, son nombres nada más. Aquí no hay islas, y Punta de Castilla llega hasta la extremidad Noroeste de Punta de Castilla, que es el mojón inicial, no va más allá. Es totalmente fuera de contexto este planteamiento de Costa Rica.

Lo que Nicaragua está haciendo es limpiando el interior de la Bahía de San Juan del Norte, porque aquí está la Bahía de San Juan del Norte. Cuando leés Alexander, te dice que la extremidad Noroeste de Punta de Castilla está a mano derecha de la boca de la bahía. Una bahía es una penetración de la línea costera.
Periodista Roberto Zúñiga

¿Pero esto ya lo dejó claro la Corte Interna-cional de Justicia?

Palabras de Manuel Madriz

No, esto lo dejó claro Cleveland y Alexander, y está claro en el caño... ¡eso está claro ahí! El punto es que Costa Rica dice que esa es Isla Calero, pero no puede haber al interior de la Bahía San Juan del Norte una soberanía diferente a la de Nicaragua. Esta es el área arenosa donde forman los caños su salida. La Bahía de San Juan del Norte tiene la particularidad, a diferencia de la Bahía de Salinas, que está en el Pacífico, que ésta es una bahía oceánica, mientras que la Bahía de San Juan del Norte es una bahía fluvial. Es una bahía que la hace el Río San Juan en su salida. El Río San Juan va saliendo, y cuando llega al Delta arenoso, sale por varios caños, entonces, esos caños cuando salen forman la Bahía de San Juan del Norte. Esa es la particularidad, este Delta llaniarenoso forma parte de la Bahía de San Juan del Norte.

Lo que nosotros estamos haciendo es limpiando el interior de la Bahía de San Juan del Norte, no estamos ocupando territorio costarricense; esta-mos limpiando el interior. Entonces, que me de-muestre Costa Rica... yo no le tengo que demos-trar a Costa Rica, dice que nosotros hicimos un canal artificial. Que me demuestre Costa Rica que esa no es la Bahía de San Juan del Norte, porque lo que estoy haciendo es limpiando la bahía, no estoy ocupando territorio costarricense. Que demuestre Costa Rica que ella va más allá, que va más al Noroeste del punto establecido como el punto Noroeste o la extremidad Noroeste de Punta de Castilla, que es el punto inicial.

Periodista Roberto Zúñiga

Eso es lo que estamos haciendo... limpiando territorio nuestro, y ¿qué está haciendo Costa Rica? Construyendo, dirían ellos, una carretera en territorio nuestro.

Palabras de Manuel Madriz

Yo quise entrar al punto de la Isla Calero por ese planteamiento que dicen ellos, que no tiene ni pies ni cabeza. Eso no tiene absolutamente ningún fundamento. Ahora, como señaló el General Avilés en unas declaraciones hace un par de días, ellos hicieron todo un planteamiento donde Nica-ragua es anti-ambientalista, porque limpió una trocha de 300, 370 metros para la limpieza del caño. ¿Y ellos qué están haciendo? Están haciendo una trocha de 130 kilómetros, y sobre esa trocha van a poner después una carretera encima... ¡eso una cosa gravísima! ¡Absolutamente grave! Inclu-so, afecta el Derecho Internacional, va en contra del Tratado Jerez-Cañas, porque el Jerez-Cañas es parte de un entendido fundamental, que el Río San Juan es una vía comercial, es un Río absoluta-mente navegable.

El Laudo Alexander te lo dice cuando describe lo que es la línea divisoria entre Nicaragua y Costa Rica; en el Artículo 2 te dice que es la margen derecha del Río San Juan donde está hasta tal punto. Pero cuando estás en el proceso de demar-cación, Alexander te describe con toda precisión, cuál es el trazo de la línea divisoria, y es bien particular, porque te dice en el Laudo 3: “Para resumir brevemente y para la inteligencia clara de toda la materia, y también de conformidad con los Principios enunciados desde el primer Laudo, que la interpretación práctica del primer Tratado de 1858, el Río San Juan debe ser considerado como un Río navegable. Y yo, por consiguiente, declaro ser exacta la línea de división entre la jurisdicción de los dos países, el borde de las aguas sobre la margen derecha cuando el río se halle en su estado ordinario, navegable por las embarcaciones y botes de uso general.”

O sea, el concepto de la navegabilidad del Río está en el centro del Tratado. Costa Rica no puede atacar y decir que no es un Río navegable, ¡porque sí es un Río navegable! Es decir, la navegabilidad del Río hacia el exterior, hacia el Mundo, hacia El Caribe y hacia el interior de Nicaragua, está absolutamente garantizada por la Bahía de San Juan del Norte, en el Tratado Jerez-Cañas, ¡absolutamente garantizado1

El Río San Juan tiene tres brazos: Colorado, el Taura y el Lower San Juan, que es el Río San Juan propio, el nuestro que sale por la Bahía de San Juan del Norte. De esos tres, el único navegable, que permite el ingreso y salida de embarcaciones, es el nuestro, o sea, San Juan de Nicaragua, que sale por la Bahía de San Juan del Norte. Por ahí entró el Comodoro Vanderbilt, esa es la ruta de siempre. Por eso es que señala Alexander, que es considerable una vía de comercio. Esta es una vía de comercio, una ruta para el tráfico de artícu-los de comercio. Una vía de comercio puede ir por tierra, por tren, esa es una vía de comercio, va sobre los rieles.

Periodista Roberto Zúñiga

¿Esos trabajos ponen en peligro la navegabilidad del Río?

Palabras de Manuel Madriz

¡Claro que sí! El Río San Juan, si vos has estado ahí, desde el punto ubicado tres millas inglesas antes de llegar al Castillo Viejo, hasta San Carlos, hay alturas arriba de 100 metros a la derecha, después es llano. Entonces, ¿qué pasa si despalás ahí? Primero, la parte alta va a propiciar derrumbes sobre el Río, van para sepultar al Río. Eso va contra la navegabilidad. Después, en San Carlos, que son similares, vas a recibir un manto de agua... ¡imaginate, el mar! Cuando viene el mar así, y hay un huequito así, lo cubre, atenta directamente contra la navegabilidad, y la navegabilidad está establecida en el Jerez-Cañas.

Es más, fijate que la navegabilidad es tan impor-tante, que Nicaragua pierde Punta de Castilla, que vimos que llega hasta Colorado. Alexander, cuando va a determinar el punto inicial entre Ni-caragua y Costa Rica, dice: “No puede ser ni el Colorado, ni el Taura, porque ninguno es vía de comercio. El único navegable es el Lower San Juan...” ¡este es! Esta es la línea divisoria, porque lo que divide a Nicaragua y Costa Rica es una vía de comercio, un Río navegable, la nave-gabilidad de las aguas. Por eso, perdemos toda Punta de Castilla y perdemos Colorado y el Taura.

Costa Rica no puede decir, a estas alturas, que el Río no es navegable; tampoco puede decir que esa carretera no va a afectar la navegabilidad del Río, porque aquí tiene que ver lo que es un Derecho de Vía, lo que es un área de protección, porque un Río tiene que tener a los dos extremos contenciones de agua. Pero si le quitás uno, el agua se desparrama, y el otro se destruye, y se destruye la navegabilidad del Río. Y eso no es aceptable, Nicaragua no puede permitir que se dé esa situación.

Precisamente por eso, Cleveland en el Punto 6, porque la cuestión es que a Costa Rica le otorga el derecho a la navegación, establecido en el Artículo 6, y a Nicaragua le reconoce el Derecho a la guarda de la navegación, que implica man-tenimiento, mejora, defensa, dentro de lo cual está la limpieza y el dragado. Nosotros, actuamos en función de la mejora y el mantenimiento.

Ahora, un punto importante que hay que tener claro, es que el caso del Río San Juan no es tabla rasa. No es que aquí vamos a comenzar y va-mos a ver qué hacemos... ¡no! Está totalmente reglamentado desde el Jerez-Cañas, el Laudo Cle-veland y Alexander que lo interpretan... ¡eso está reglamentado! Este punto actual nosotros tenemos ya en el Laudo Cleveland, en el Punto 6, en la parte final te dice: “La República de Costa Rica tiene derecho a reclamar indemnización por los lugares que les pertenezcan en la ribera de-recha del Río San Juan, que puedan ocuparse sin su consentimiento, y por los terrenos de la misma ribera, que puedan inundarse o dañarse en cual-quier otra mejora a consecuencia... Ahora habla de mejoras, o sea, vos podés ocupar, y eso es un Laudo, no es invasión, como dice Costa Rica, ¡eso es un laudo!

De la misma forma, Costa Rica puede circular dentro del interior de Nicaragua en navegación, porque la línea divisoria es la margen derecha. De acuerdo con el Artículo 6, pueden entrar a territorio nicaragüense y circular en función de la navegabilidad del Río. Estamos hablando de que ellos entran a territorio nicaragüense, para navegar en el Río; pueden estar en territorio nicaragüense, de la misma forma que ellos tienen derecho a entrar para circular, para navegar de conformidad con el Artículo 6.

Nosotros también tenemos derecho a ocupar la margen derecha en función de la navegación, y de la mejora, porque si te fijás, el Artículo habla de mejora, en función de mejora de la navegación. Por tanto, podemos establecer una franja de 600, 700... ¡un kilómetro pues! Porque se estima que eso es para la defensa y la mejora de la nave-gación. Eso está reglamentado, no es nada nuevo, es un juicio que se dio, esto es un fallo. Aquí lo que correspondería es... uno, conocer los juicios de sentencia, son juicios que ya están, ya con eso vos ganás para que no se ejecute.

¿Qué es lo que le correspondería a Nicaragua? Hacer una Declaración... decirle Costa Rica: Nicaragua ha decidido ocupar una franja de 700, 800, 1,000 metros, bordeando toda la margen del Río San Juan, que la vamos a ocupar para re-forestar, de conformidad con lo establecido en el Laudo Cleveland, Punto 6. Y reunámonos para de-terminar el monto de la indemnización, que es lo que corresponde. Costa Rica no puede impedirlo, jurídicamente el derecho que tiene Costa Rica es exigir una justa indemnización.

Nicaragua puede decir en su momento, esa carre-tera está en contra de la navegabilidad del Río, y para efectos de mejora, hemos decidido ocupar un área de tanto. Y su planteamiento es jurí-dico, es una invasión jurídica... se le informa: nosotros vamos a ocupar... Aunque sea territorio costarricense, está establecido que para efectos de mejora, Nicaragua puede ocupar sin el consen-timiento de Costa Rica, la margen derecha, y Cos-ta Rica tiene derecho a una justa indemnización. Ese sería el planteamiento: de la misma forma que tenemos ese derecho preferente, vamos a hacer uso de una franja de territorio costarricense para efectos de las mejoras de la navegación del Río San Juan; ellos también se meten a territorio nicaragüense a navegar, eso es una cuestión de interrelación.

Ellos no pueden decir: están invadiendo mi So-beranía, porque la Soberanía de Nicaragua comien-za también en la margen derecha del Río San Juan; ellos estarían invadiendo, que es particular; la navegabilidad del río le da cierta particularidad a la zona. Nicaragua puede, tiene derecho, te es-toy leyendo, eso es un Laudo, esa es una Senten-cia Arbitral, es ejecución de sentencia nada más. Costa Rica no puede decir en ningún momento, que el Río no es considerado jurídicamente navegable, cuando Alexander te dice en todo el Tratado, que el Río debe ser considerado como un Río navegable para embarcaciones y botes de usos generales. Y por consiguiente, yo declaro que la línea divi-soria es la margen derecha del Río, cuando el Río se encuentre en su estado navegable.

Entonces, la navegabilidad está en todo momento, no se puede argumentar en contra de la navega-bilidad, y la navegabilidad es fundamental. Sobre esa navegabilidad Costa Rica tiene derechos per-petuos de navegación; y el derecho de Nicaragua de hacer las mejoras y mantenimiento de esa vía de comunicación es perpetua, ya es una vía de comercio entre Nicaragua y el Mundo, porque nunca ha habido comercio entre Nicaragua y Costa Rica, ha sido entre Nicaragua y el Mundo. Una vía de comercio es un área para el paso de embarcaciones cargadas, no digamos con objetos de comercio, sino con toneladas de objeto de comercio ¡tone-ladas! Embarcaciones que vendrían del Caribe hacia Granada, entrarían a Granada. Y puede ser intere-sante para El Salvador, por ejemplo, llevar pro-ductos de Granada a El Salvador, en vez de otro lado. A El Salvador le puede salir más económico. O sea, te cambia una cantidad de cosas, y para Nicaragua es fundamental.

Periodista Roberto Zúñiga

Por cierto, El Salvador es Presidente Pro-témpore de la Comisión Centroamericana del Ambiente y Desarrollo, que recibió de parte de Nicaragua, de la Ministra del MARENA, una carta que dice entre sus partes: “Costa Rica continúa construyendo es-ta carretera paralela al Río, a pesar de las grandes afectaciones ambientales, y haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales, de no-tificar a Nicaragua su intención de llevar a cabo una obra de esta magnitud, sobre todo tratándose de un área protegida a nivel nacional, regional e internacional. De igual forma, Costa Rica también incumplió con su obligación de llevar a cabo un Estudio de Impacto Ambiental transfronterizo, y de transmitirnos el mismo, para análisis y comen-tarios.

A razón de lo anterior, tengo a bien solicitar la activación de los mecanismos regionales perti-nentes, que permitan de la manera más expedita posible, entre otras cosas, la verificación in situ del daño; análisis y estudio de la situación a niveles técnicos y políticos, y cualquier otra medida encaminada hacia la suspensión inmediata de las obras por parte de Costa Rica, mientras no exista un Estudio de Impacto Ambiental transfron-terizo, y que se nos haya dado la oportunidad de estudiarlo”. Dice la carta enviada por Juanita Argeñal Sandoval, Ministra del MARENA de Nica-ragua.

Les leo textualmente una carta enviada por la Ministra del MARENA a la señora Margarita Astra-laga, Directora Regional del PNUMA, cuyo despacho es en Panamá: “En el marco de los objetivos del PNUMA, de dirigir y alertar la participación en el cuidado del Medio Ambiente, y tomando en cuen-ta que una de las áreas temáticas más importantes en las que el PNUMA colabora con los países, es la conservación de la biodiversidad; y que actualmente Nicaragua desarrolla estudios para reconocer a Nicaragua como un país megadiverso, nos sentimos comprometidos a hacer de su conoci-miento los daños y amenazas latentes a nuestro Patrimonio Natural en la Reserva de Biosfera del Río San Juan, por la construcción que hace Costa Rica, de una carretera de más de 130 kilómetros de longitud, paralela al Río San Juan de Nica-ragua. La remoción del bosque y la vegetación inmediata al curso del Río, entre otros, ha pro-vocado la interrupción de la interrelación de la cadena de ecosistemas y corredores biológicos, y ha puesto en peligro la sensible biodiversidad que allí existe.

Costa Rica inició y continúa construyendo esta carretera paralela al río a pesar de las grandes afectaciones ambientales que de forma directa e inmediata causan a nuestra Reserva de Biosfera del Río San Juan, haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales de notificar a Nicaragua de su intención de llevar a cabo una obra de esta magnitud, sobre todo tratándose de un área protegida a nivel nacional, regional e internacional.

De igual forma, Costa Rica también incumplió con su obligación de llevar a cabo un Estudio de Im-pacto Ambiental transfronterizo y de transmi-tirnos el mismo para análisis y comentarios. Tal actitud contraviene una serie de Normas interna-cionales, entre las cuales podemos mencionar, la Declaración de Estocolmo, la Declaración de Río, Agenda 21, Principios sobre Bosques, RAMSAR; y particularmente la Convención sobre Diversidad Biológica, que expresamente exige la notificación de las obras y la realización de una evaluación de impacto ambiental, sobre todo cuando estos tendrían efectos adversos importantes para la diversidad biológica de otro Estado.

De igual manera, tomamos esta oportunidad para informarle que también hemos procedido notificar a la UNESCO, por ser una Reserva de Biosfera re-conocida por esa Institución; así como a la Se-cretaría de RAMSAR, por ser un humedal reconocido bajo los términos de dicho Convenio. En razón de lo anterior, tengo a bien solicitar su colabo-ración y apoyo para que dentro del marco de las actividades del PNUMA, se pueda realizar un es-tudio que permita determinar el impacto am-biental, producto de las obras mencionadas y fa-cilite la toma de decisiones en esta situación. Esperando su pronta respuesta debido a la ur-gencia del caso, me despido de usted, agradecién-dole su atención a la presente, Juanita Argeñal, Ministra del MARENA.


También hay una carta enviada a la UNESCO, de las que voy les voy a hablar al final del Programa. Conversando siempre sobre este tema para cono-cerlo mejor, desde el punto de vista para los jóvenes, para la Juventud nicaragüense, el Grupo en el lugar, ¿van a continuar allá?

Palabras de Teresa Sequeira

Como jóvenes organizados dentro del Movimiento Ambientalista Guardabarranco, sí vamos a conti-nuar con nuestras labores de protección a los Re-cursos Naturales de conservación de nuestro Río. Es algo que se va a continuar haciendo, es una de las tareas encomendadas; una de las tareas que hemos asumido con responsabilidad. Los jóvenes, a través de esto, hemos ido rescatando Valores y Principios que se habían perdido durante todo ese período de Gobiernos neoliberales, donde la Ju-ventud había quedado abandonada. Y es ahora donde la Juventud está retomando todas esas tareas de proteger, y rescatar nuestros Recursos Naturales, sobre todo nuestros recursos hídricos, en este caso nuestro Río San Juan.

Para nuestra Nicaragua, para nuestro país, es prioridad conservar los recursos hídricos, tanto para mantener la Vida en el ecosistema, como para abastecer de agua para consumo humano, para la navegación, para el turismo, para el desarrollo socio-ambiental de las Comunidades que por años estuvieron abandonadas. Entonces, ¡sí vamos a continuar! Porque es parte de nuestro aporte como Juventud nicaragüense.

Como jóvenes, a criterio personal, nos duele ver toda esa devastación de los ecosistemas, y la Naturaleza no tiene frontera. Vemos cómo han sido afectadas las comunidades de fauna silvestre; ha sido afectada esa conectividad que existen entre el ecosistema; de repente no le vas a decir a una población de aves o población de reptiles o anfi-bios, que ahora tienen una carretera, que ya no se va a desplazar libremente hacia nuestro Río San Juan. Entonces, el Gobierno costarricense tiene que hace conciencia sobre esos daños que está causando al ecosistema.

También vemos cómo hay mayor aporte de sedimento. Mientras los nicaragüenses estamos haciendo es-fuerzos por rescatar ese Río San Juan, a través del dragado, a través de rescatar la navegabi-lidad de nuestro Río, vemos que por el otro lado, que hay mayor sedimentación, hay mayor erosión, hay mayor aporte de tierra, de material arcilloso a nuestro Río. Por consiguiente, se afecta los peces, toda la cadena trófica, de todos los seres vivos que tienen relaciones entre ellos mismos. Nosotros como jóvenes, hemos ido adquiriendo esa conciencia, esa sensibilización y vamos a conti-nuar luchando, vamos a continuar asumiendo esta tarea, como hemos asumido otras tareas para el desarrollo de nuestro país, para ir reduciendo los niveles de empobrecimiento que sufren algunas comunidades.

Periodista Roberto Zúñiga

¿Qué le queda a Nicaragua? Bueno, Nicaragua em-pieza desde el punto de vista del Derecho Inter-nacional enviando cartas a los diferentes Orga-nismos. Incluso hay una nota enviada, que leí al principio del Programa, por la Cancillería, de forma oficial a su homólogo costarricense. Es decir, ¿qué puede hacer el Gobierno de Nicaragua para detener la construcción, si es que puede hacer algo?

Palabras de Manuel Madriz

¡Claro que puede! Por supuesto, te decía, falta una carta, la carta que le dice Costa Rica que Nicaragua ha decidido ocupar una franja de 600, 700, 1,000 metros al Sur de la margen, del curso actual del Río San Juan, porque en esa área Nicaragua va a arborizarla, para una mejor nave-gación. Falta esa carta. Y Costa Rica no puede decir que eso no es navegable, y que Nicaragua no tiene derecho a hacer esa ocupación, porque el Laudo Cleveland, el Punto 6 lo establece: Costa Rica tiene derecho a reclamar una indemnización por las partes de la margen que Nicaragua ocupe, sin su consentimiento para mejora, para la nave-gación. Eso está establecido, no es nada nuevo, es cosa juzgada. Lo que a Nicaragua le corres-ponde es la aplicación de un fallo, que ahí está clarísimo, no tenés que interpretarlo... ¡está claro! Costa Rica tiene derecho a reclamar indem-nización por las partes de la margen derecha que Nicaragua pueda ocupar, sin su consentimiento, para mejora.

Periodista Roberto Zúñiga

Está sugiriendo que Nicaragua le diga a Costa Rica: miren hermanos, vamos a ocupar un kilómetro de su territorio a la orilla del Río San Juan, para reforestar; y Nicaragua tendría que indem-nizar a Costa Rica, a lo que tiene derecho. Pero ¿tendremos dinero para hacer eso?


Palabras de Manuel Madriz

Es buen punto lo que estás planteando, las indem-nizaciones. ¿Qué es una indemnización? Primero, no vas a pedir locuras... ¿cuánto vale eso? Eso vale tanto, y ese es su precio, el precio está determinado. Ahora, ¿cómo se va a pagar? Ahí veremos, primero fijemos el monto y después vemos cómo se paga después. Pero eso hay que hacerlo, no puede seguir así, porque es una destrucción de la navegación del Río San Juan, y Nicaragua tiene el derecho del mantenimiento, mejora y defensa de la navegación del Río San Juan.

Periodista Roberto Zúñiga

¿No sería más fácil que Costa Rica hiciera lo que Nicaragua le solicita? Es decir, que presente el Informe de Impacto Ambiental, que presente todos los documentos que se requieren, para que continúe con su obra.

Palabras de Manuel Madriz

Probablemente sería lo más fácil, pero el pro-blema que tiene eso, es que la carta se envió hoy... ¿La contestarán? ¡Quién sabe! Pero la otra sí tiene un efecto directo, Nicaragua ha deci-dido, no tiene que preguntar, Nicaragua ha deci-dido ocupar una franja de 700, 1,000 metros al Sur de la margen actual del Río, para mejora de la navegación, y esa área la vamos a arborizar, así que suspenda esa carretera. Ese se puede notificar a la Corte, poner en conocimiento a la Corte, además de notificarle que Nicaragua ha tomado esa decisión, que se la comunica a Costa Rica, y a quien le tiene que comunicar es a la Corte. Y le pide a la Corte que le ordene a Costa Rica que proceda conforme a lo establecido en el Laudo Cleveland, Punto 6, a sentarse a negociar con Nicaragua, para determinar el monto de indemnización... ¡punto!

Porque no existe la posibilidad de que Costa Rica se oponga. Costa Rica tiene derecho a reclamar, a exigir una indemnización por la margen derecha que le corresponde, que puede ser ocupada por Nicaragua, sin su consentimiento, para activi-dades de mejora, y tiene que hacerlo, no es por gusto, tiene que haber una justificación, es para actividades de mejora de la navegación. Si Nica-ragua lo plantea como actividad de mejora, no puede decir Nicaragua porque me da la gana. Eso está reglamentado.


Periodista Roberto Zúñiga

Yo sé que no es conveniente, pero especulemos un poco... ¿qué hay detrás de la construcción de la carretera? ¿Cuál es el objetivo? Costa Rica dice que lo que pretende es brindarle a los habitantes de esa zona del país, que es su territorio, mayor modernización, facilidades de movimiento para que no estén dependiendo del Río San Juan. Eso es lo que dicen oficialmente las Autoridades costarri-censes... ¿qué hay detrás? Hay quienes dicen incluso, que esto es una venganza por lo que su-cedió recientemente en La Haya. ¿Qué tanto se puede especular alrededor de esto?

Palabras de Manuel Madriz

Si esa fuera la razón, las razones por debajo pueden ser muchísimas, incluso pueden ser razones que no se desprenden de intereses costarricenses, sino intereses fuera de Costa Rica. Estamos hablando de otras cosas que pueden ir detrás, muchísimas cosas pueden ir detrás. Pero el punto es que Nicaragua tiene derecho a plantear lo que tiene derecho a plantearse.

Periodista Roberto Zúñiga

Lo que digo es que perfectamente Costa Rica puede cumplir con todos los informes, con todo lo que Nicaragua le exige; es más, ni siquiera Nicaragua exige, es el Derecho Internacional.

Palabras de Manuel Madriz

Una cosa es eso, y otra cosa es lo otro. Una cosa es una Convención del Medio Ambiente, y otra cosa es un Tratado de límite.
Periodista Roberto Zúñiga

¿Nos llevará esto a la Corte Internacional de Justicia?

Palabras de Manuel Madriz

No necesariamente; el caso del Río San Juan está absolutamente rebasado. Es más, la demanda que acaba de presentar Costa Rica, que dicen que es de cinco tomos, para mí, te digo sinceramente, Nicaragua no tiene por qué responder a esa de-manda. Nicaragua lo que tiene que presentar son excepciones preliminares... ¿qué son excepciones preliminares? Nosotros no estamos ocupando terri-torio costarricense, lo que estamos haciendo es limpiando el interior de la Bahía de San Juan del Norte. Esa es una excepción.

No es que Nicaragua tenga que probar que ese caño es mío. Costa Rica es la que tiene que demostrar que esa no es la Bahía de San Juan del Norte, ese punto. Yo con eso paro el juicio. En ningún mo-mento entro en ese jueguito de cinco, siete tomos, que te puede decir cualquier cosa. Vos podés escribir 20 tomos si querés, de cualquier cosa, eso no tiene ninguna importancia, eso es absolutamente absurdo. Nicaragua lo que tiene que plantear en este momento, es decir: excepciones preliminares, Nicaragua no ha invadido territorio costarricense, lo que está es limpiando el inte-rior de la Bahía de San Juan del Norte. Que Costa Rica demuestre que esa no es la Bahía de San Juan del Norte. Nicaragua no tiene que demostrar que ese caño es de Nicaragua, que es diferente.


Periodista Roberto Zúñiga

Hay un dato que tampoco lo hemos comentado, pero es real, los Organismos Ambientales de la propia Costa Rica se mostraron este fin de semana, hasta en desacuerdo con la construcción de estos 130 kilómetros de carretera, porque están conscien-tes que se le está haciendo un daño irreversible al Medio Ambiente, tico y nica. Es decir, los mismos Organismos costarricenses vinculados al tema del Medio Ambiente, están claros de eso.

Palabras de Teresa Sequeira

Ellos han tenido experiencias previas con el tema de la minería de Las Crucitas, y son Organismos que tienen experiencia y e han estado luchando a lo interno de su país, para la protección de los Recursos Naturales. Como decía, tienen experien-cia previa, y ellos están notando que hay daños a nuestro Río San Juan. Los nicaragüenses agrade-cemos a estos Organismos que estén haciendo con-ciencia y estén denunciando a lo interno de su país, a su Gobierno.

Periodista Roberto Zúñiga

Sin duda, hay mucha tela que cortar todavía sobre este tema. Estoy claro, según el Doctor Madriz, no está tan difícil como parece.

Palabras de Manuel Madriz

No, no está. El caso del Río San Juan no hay tabla rasa, esta es una reorganización, hay un Jerez-Cañas, hay un Laudo Cleveland, está todo clarísimo. Lo que pasa es que a lo mejor no hemos profundizado, pero todo eso está reglamentado. Es más, fijate que se habla de que no había caño, sino un canal, se hizo un canal artificial. Con-forme al Punto 10 de Cleveland, Nicaragua puede hacer instrucciones en el sector de la Bahía de San Juan del Norte, instrucciones de hacer un canal artificial. Eso es hacer una instrucción. Nicaragua puede, conforme el Punto 10 de Cleve-land, poner condición de que esa instrucción no sea dañosa a los puertos de Costa Rica. Si es dañosa, no; pero si no es dañosa, sí.

Periodista Roberto Zúñiga

Gracias, Doctor muy amable, gracias. Vamos a volver a invitar a quienes nos acompañaron esta mañana, para que continuemos hablando. Ojalá que  cuando hablamos de este tema, los costarricenses, nuestros hermanos recapaciten, y detengan los trabajos que están haciendo en la margen del Río San Juan, porque el daño no sólo se lo están ocasionando a Nicaragua, también se lo están ha-ciendo ellos mismos. Gracias por la atención prestada, nos vemos mañana, si Dios así nos lo permite.