NICARAGUA : A la mal llamada oposición le estorba la felicidad del pueblo nicaragüense

Versión para impresiónSend by emailSend by email

Juan Maltes, 22 de mayo 2012

Las reformas a la Ley electoral  y Ley de Municipios fueron aprobadas por la Asamblea Nacional (Congreso), con un amplio respaldo. 84 de 92 diputados votaron a favor, incluyendo la bancada del Partido Liberal Independiente (PLI).
Por supuesto, y como se esperaba, votaron en contra los dos miembros del grupúsculo MRS, al que, a estas alturas ya no se le puede llamar partido político.

A este grupúsculo se les han unido, como siempre, los mal llamados ONGs y “sociedad civil”, apuntalados, sin ninguna gota de duda, por el derechista Diario La Prensa, que se convirtió, desde hace mucho tiempo, en el verdadero “cerebro” de estas tenebrosas fuerzas que solo buscan cómo dañar al pueblo nicaragüense.

Estos “opositores” van de un lado a otro sin futuro alguno y como los derrotados, se sientan en un bar como los abandonados, sí, como los abandonados por un pueblo nicaragüense que ya le dio un NO rotundo al negro pasado que no regresará nunca más a Nicaragua.

SUBESTIMAN A UN PUEBLO INTELIGENTE

Con el rechazo de estos grupúsculos “opositores” a las reformas a la Ley Electora y Ley de Municipios y a las elecciones municipales, quieren subestimar la inteligencia de un pueblo que ahora y siempre tendrá más voz y más votos en los consejos municipales.

Con estas reformas electorales y municipales, el gobierno del Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, lo que están haciendo es profundizar la verdadera democracia todos los días.

Este Gobierno Sandinista, que por primera vez en la historia de Nicaragua le da su lugar a las mujeres al obtener por lo menos el 50 por ciento de los cargos edilicios.

Esta es la verdadera democracia a la que se ha comprometido por siempre el binomio presidencial Ortega-Murillo, con la participación auténtica del pueblo en la solución de los problemas y la participación auténtica en la construcción de un porvenir luminoso para todos los nicaragüenses.

Con estas reformas electorales y municipales, las mujeres y la juventud tienen por primera vez, en sus vidas, la oportunidad de que sus demandas sean escuchadas y cumplidas por esta Administración Sandinista que gobierna, precisamente, para cumplir con esas demandas.

LOS VENDE PATRIA DE SIEMPRE

Pensando más en las Patria que en sus intereses personales, los legisladores aprobaron estas reformas electorales y municipales para que las mujeres, jóvenes y adultos, participen democráticamente en las decisiones que conlleven al bienestar común, es decir, el bienestar del pueblo nicaragüense.

Sin embargo, los vende patria de siempre, con el Diario La Prensa como  punta de lanza, claman a Estados Unidos para que rechacen estas reformas electorales y municipales y no aprueben los “waivers” (dispensa) que, de ser así, al que perjudican tremendamente es precisamente al pueblo nicaragüense.

Pero no solo rechazan las reformas, sino que estos grupúsculos claman a las potencias extranjeras para que no avalen las próximas elecciones municipales.

A estos grupúsculos mal llamados “opositores” que siempre han deseado que se gobierne para grupos “elites”, LES ESTORBA LA FELICIDAD de las grandes mayorías, es decir, el pueblo nicaragüense.

Por eso rechazan estúpidamente estas reformas que benefician a las mayorías y  piden a otros países que no reconozcan las elecciones municipales del próximo mes de noviembre y claman en el exterior para que el pueblo nicaragüense sea castigado.

Sin embargo, como dijo el Presidente CONSTITUCIONAL de Nicaragua, Daniel Ortega, LAS ELECCIONES LAS DECIDEN LOS NICARAGüENSES y estas elecciones municipales del próximo mes de noviembre, son por primera vez libres y soberanas, sin interferencias de potencias extranjeras.

Ahí estarán por primera vez mas del 50 por ciento de mujeres luchando libremente por un cargo edilicio, profundizando realmente la democracia auténtica, encabezada por el Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo.

Así se escribe la historia contemporánea de esta Nicaragua libre y soberana.