NICARAGUA : Banco Central de Nicaragua - Informe Anual 2012

Versión para impresiónSend by emailSend by email


Resumen  ejecutivo
http://www.bcn.gob.ni/publicaciones/anual/memoria/Resumen.pdf

En 2012, el contexto internacional se caracterizó por una serie de factores que afectaron el comportamiento  de la actividad económica mundial. Entre estos factores se encuentran: la fragilidad financiera de la  zona del euro, la posibilidad de que Estados Unidos cayese en el abismo fiscal; la contracción fiscal, el  endurecimiento del crédito y las tasas de desempleo persistentemente elevadas en las economías avanzadas;  y la política monetaria expansiva para estimular el crecimiento de dichas economías, favorecidas por  presiones inflacionarias bajas.
 
Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) a enero de 2013, la economía mundial creció  3.2 por ciento en 2012, frente a 3.9 por ciento en 2011. Este crecimiento fue liderado por las economías  emergentes y en desarrollo, quienes reflejaron un crecimiento de 5.1 por ciento. En cambio, las economías  avanzadas crecieron 1.3 por ciento, lo cual es todavía insuficiente para mejorar las condiciones del mercado  laboral en esos países.
 
La economía estadounidense mostró un crecimiento de 2.3 por ciento durante 2012 (1.8% en 2011). Esta  aceleración es congruente con la mejora de la confianza de los consumidores, la expansión de los sectores  manufacturero y de servicios. Mientras tanto, la tasa de desempleo en EE.UU.se ubicó en 7.8 por ciento en  diciembre de 2012 (8.5% en diciembre de 2011).
 
Por su parte, Venezuela, que es un socio comercial importante para Nicaragua, registró un crecimiento de  5.5 por ciento (4.2% en 2011). Esto se debió al crecimiento de la demanda agregada interna, conformada  por la demanda de consumo y de inversión pública. Asimismo, Centroamérica registró un crecimiento  promedio del PIB de 3.6 por ciento, según estimaciones de los bancos centrales de la región. Los países  con mayor crecimiento económico corresponden a Nicaragua y Costa Rica con 5.2 y 5.1 por ciento  respectivamente.
 
El índice de precios mundiales de materias primas, calculado por el FMI, mostró un crecimiento promedio  anual de -3.1 por ciento en 2012 (26.3% en 2011), lo que se explica principalmente por la débil demanda  de materias primas especialmente por parte de los países desarrollados, atenuado parcialmente por la  sequía en los estados del centro y sur de EE.UU. En este contexto, la variación promedio anual de los  precios mundiales de los alimentos, metales y petróleo en 2012 fue de -1.8, -16.8 y 1.0 por ciento,  respectivamente
 
En este contexto internacional, la política comercial de Nicaragua estuvo basada en los pilares establecidos  en el Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH 2012-2016) y el Programa Económico y Financiero, los  cuales son comercio justo, mercado justo, crédito justo, solidaridad y complementariedad. En este sentido,  la política comercial se orientó a continuar creando condiciones que incentiven la producción exportable,  sin menoscabo del mercado interno, a través de la aplicación, administración y negociación comercial, de  manera tal de ampliar y mejorar la participación de Nicaragua en el comercio mundial.
 
Entre las principales medidas y avances en materia de política comercial se encuentran: la ratificación de parte de la Asamblea Nacional de la adhesión de Nicaragua a la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI); la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile y México; la  firma y aprobación por parte de la Comisión Europea del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea  y América Central; y aprobación del tercer examen sobre política comercial de parte de Nicaragua ante la  Organización Mundial de Comercio (OMC) para el período 2006-2011, como resultado de que el país  promueve un régimen comercial abierto, con pocas restricciones en frontera y uso limitado de medidas no  arancelarias.
 
Otro avance importante es la aprobación, por parte de la Asamblea Nacional de Nicaragua, del Tratado  Constitutivo del Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (SUCRE) el 28 de noviembre de  2012, y la ratificación, por parte de Presidencia de la República, el 12 de diciembre, entrando en vigencia  a partir del 1 de enero de 2013. El SUCRE es un mecanismo que sirve para la canalización de pagos  internacionales resultantes de las operaciones de comercio recíproco entre sus países miembros. Este sistema  surge en el ámbito de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio  de los Pueblos (ALBA-TCP), con el propósito de alcanzar una mayor soberanía monetaria y financiera, así  como una mayor independencia del dólar estadounidense.
 
En este contexto, los ingresos por exportaciones finalizaron en 2,677.4 millones de dólares, lo que representó  un crecimiento de 18.3 por ciento (22.3% en 2011), como resultado de los esfuerzos productivos del sector  exportador y la diversificación de los mercados de destino, atenuado parcialmente por la desaceleración en  la mayoría de los precios de los principales productos de exportación. El desempeño de las exportaciones se  explicó principalmente por el mayor volumen transado de café, frijol, oro, camarón, azúcar, lácteos y otros  productos manufacturados. Las exportaciones continuaron dirigiéndose principalmente hacia los mercados  de Estados Unidos (28.6% del total exportado), Venezuela (16.6%), Canadá (11.9%) y El Salvador (9.2%).
 
Por su parte, las exportaciones de zona franca se ubicaron en 1,903.8 millones de dólares, equivalente a una  tasa de crecimiento de 8.6 por ciento (37.2% en 2011). Los sectores que más participaron en el crecimiento  absoluto de las exportaciones de zona franca en relación a 2011 fueron arneses, que aportó 65.0 millones  de dólares (42.9% del total); pesqueros, 37.6 millones (24.8%); textiles, 32.2 millones (21.3%); y tabaco,  23.1 millones (15.3%).
 
El flujo de remesas familiares alcanzó 1,014.2 millones de dólares, con una tasa de crecimiento de 11.2  por ciento (10.8% en 2011). Así, Nicaragua lideró el crecimiento medio anual de las remesas familiares  en la región centroamericana, seguido de Guatemala y El Salvador. Por su parte, los ingresos por turismo  acumulados fueron 421.5 millones de dólares, mostrando un crecimiento de 11.6 por ciento (22.6% en  2011).
 
Dado lo anterior, el déficit de cuenta corriente en 2012 alcanzó el 12.8 por ciento del PIB, resultado  levemente inferior a 2011 (13.2%). El déficit se financió por los movimientos de la cuenta de capital y  financiera, destacándose donaciones y préstamos al sector público (US$484.2 millones), préstamos netos al  sector privado de corto, mediano y largo plazo (US$417.2 millones) e inversión extranjera directa (US$810  millones). Es importante señalar que la Inversión Extranjera Directa (IED) fue dirigida principalmente a  Energía y Minas, Comunicaciones e Industria.
 
Bajo este contexto, el producto interno bruto (PIB) registró una tasa de crecimiento de 5.2 por ciento en  2012 (5.4% en 2011), medido según el nuevo sistema de cuentas nacionales de Nicaragua, referencia  2006 (SCNN 2006), el cual fue publicado en septiembre de 2012. Con este importante avance estadístico  se mejora el análisis de coyuntura del país, situando a Nicaragua entre los países latinoamericanos que  tienen un alto grado de desarrollo estadístico como México, Chile y Brasil.
 
Así, utilizando este robusto sistema, se estima que el desempeño de la economía doméstica estuvo determinado por factores de demanda tales como la profundización del proceso de apertura comercial, el mayor dinamismo de la inversión privada, la reactivación del crédito, y el flujo de recursos externos procedentes de la inversión extranjera directa y las remesas familiares. Por el lado de la oferta, se destaca  el mayor esfuerzo productivo del sector privado, respaldado por el gobierno mediante la aplicación de  políticas sectoriales en un ambiente de estabilidad macroeconómica, pese al frágil contexto internacional.
 
Todos los sectores productivos registraron crecimientos, respondiendo a los impulsos de la demanda. Los  mayores aportes al crecimiento provinieron de la construcción con 1 punto porcentual debido a la mayor  ejecución de obras privadas, principalmente, residenciales e industriales; industria manufacturera, con  0.9 puntos porcentuales, debido a los esfuerzos de apertura comercial e inversiones realizadas, que han  favorecido a las actividades de alimentos y bebidas; comercio, hoteles y restaurantes, con 0.5 puntos  porcentuales, resultado de la dinámica de las importaciones y las políticas orientadas a promover el turismo;   transporte y comunicaciones, con 0.5 puntos porcentuales, debido a la adquisición de nuevas unidades de  transporte urbano colectivo y la IED destinada a comunicaciones.
 
 
Por otro lado, la inflación acumulada a diciembre 2012 se ubicó en 6.62 por ciento (7.95% a diciembre de 2011), nivel consistente con el esquema de deslizamiento cambiario preanunciado y la tendencia a la  baja de los precios mundiales de las materias primas. Adicionalmente, se registraron choques internos de  oferta, como el incremento de la tarifa de energía eléctrica a inicios de año, y la volatilidad de los precios  mundiales de alimentos y petróleo, los cuales fueron atenuados parcialmente por la política de subsidios  del gobierno.
 
En cuanto al mercado laboral, es importante mencionar que el empleo INSS, en correspondencia con  la actividad económica global, registró una afiliación promedio de 624,458 personas en 2012, lo cual  significó un crecimiento de 7.8 por ciento (8.1% en 2011). Por otro lado, a pesar de los esfuerzos de política  salarial y la desaceleración de la inflación, el salario real del empleo formal mostró una leve reducción. En  efecto, el salario real recopilado por el MITRAB registró una contracción de 1.5 por ciento, en tanto que el  salario real de los afiliados a la seguridad social reflejó una leve aceleración de 0.5 puntos porcentuales.
 
Es importante señalar que la reducción del salario real fue atenuada parcialmente por las mejoras del salario nominal, impulsadas por las políticas gubernamentales referidas a la revisión del salario mínimo y la  priorización de ajustes a sectores sensibles como educación y salud, en un marco de control de crecimiento  de la masa salarial del sector público.
 
El balance del Sector Público No Financiero (SPNF ) registró un déficit de 0.2 por ciento del PIB en 2012  (superávit de 0.2 por ciento del PIB en 2011). Es importante señalar, que este resultado se explica por las  menores donaciones externas que se recibieron en 2012 (C$524 millones menos que 2011), relacionadas  principalmente a donaciones atadas a proyectos de las empresas ENATREL y ENACAL. Otro factor que  explica la tendencia del resultado del SPNF es el INSS, cuyo superávit mostró una reducción al pasar de 0.7  por ciento del PIB en 2011 a 0.2 en 2012. Los factores anteriores fueron atenuados por el superávit del  Gobierno Central de 0.5 por ciento del PIB en 2012 (0.5% en 2011).
 
Los ingresos del SPNF en 2012 ascendieron a 60,984.2 millones de córdobas, para un crecimiento de 13.9  por ciento (23.7% en 2011). Este crecimiento es explicado por el buen desempeño en la recaudación del  Gobierno Central, favorecido por el dinamismo de la actividad económica y las medidas administrativas,  principalmente las relacionadas con la fiscalización y los procesos de automatización del pago de impuestos.
 
La erogación total (suma del gasto más la adquisición neta de activos no financieros) del SPNF registró  un crecimiento desacelerado de 13.7 por ciento con relación a 2011 (20.2 % en 2011), a pesar que en 2012 se realizaron elecciones municipales y se efectuaron pagos relacionados con los comicios nacionales  de 2011. Por su parte, el gasto del Gobierno Central se incrementó debido a los ajustes salariales que se  realizaron en el primer trimestre del año, la contratación de nuevo personal en los ministerios, la compra de  bienes y servicios, el gasto electoral municipal, la compra de medicamentos y alimentos, así como por los subsidios y transferencias constitucionales a las municipalidades y universidades.
 
Por su parte, el gasto social presupuestado del gobierno ascendió a 23,451.9 millones de córdobas equivalente a 9.5 por ciento del PIB (9.2% en 2011). Los sectores más favorecidos fueron salud y educación,  los cuales recibieron 72.2 por ciento del gasto social total, a fin de cumplir con la política del Gobierno de  garantizar la gratuidad de la educación y salud, reducir el analfabetismo y mejorar la cobertura de dichos  servicios.
 
Es importante destacar que el Programa de Inversión Pública (PIP) registró un crecimiento nominal de 10.8 por ciento en su ejecución financiera. Este resultado fue producto del crecimiento de la ejecución del  Gobierno Central (22.1%) y contrarrestado por la ejecución de las empresas públicas que se contrajo en  30 por ciento. El Gobierno Central ejecutó 96.6 por ciento (95.8% en 2011), mientras que las empresas  públicas ejecutaron 82.6 por ciento (91.3% en 2011). Cabe destacar, que el menor porcentaje de ejecución  de las empresas públicas en 2012 se debió a la disminución de disponibilidad de recursos propios, así  como donaciones y préstamos externos.
 
En septiembre de 2012, la Asamblea Nacional (AN) aprobó una reforma al Presupuesto General de la República (PGR) a fin de incorporar la mayor recaudación de ingresos, respecto a lo inicialmente programado. Dicha reforma incorporó ingresos y gastos adicionales por 3,253 y 1,748 millones de córdobas, respectivamente, lo que permitió una mejora en el resultado global del Gobierno Central, después  de donaciones. Adicionalmente, el 30 de noviembre de 2012 se aprobó la Ley de Concertación Tributaria  (LCT), que tiene por objetivo fundamental modernizar el sistema tributario para movilizar recursos públicos  hacia proyectos sociales y de inversión que refuercen el combate a la pobreza y el crecimiento económico.
 
Por su parte, el saldo de deuda pública total a diciembre de 2012 se situó en 5,412.0 millones de dólares,  cifra equivalente a un 51.5 por ciento del PIB (54.4 por ciento en 2011), continuando de esta forma con la  tendencia a la baja de este indicador, incidiendo positivamente sobre la sostenibilidad de la deuda pública.
 
La mayor dinámica de las principales actividades económicas impactó positivamente en la capacidad de  pago de los deudores, y conllevó a una fuerte expansión de la actividad crediticia. Esta expansión del crédito  se dio en un contexto de ralentización en el crecimiento de los depósitos y normalización en los niveles de  liquidez, lo cual llevó a la banca a reducir sus niveles de disponibilidades e inversiones. La cartera de crédito  bruta totalizó 68,558.4 millones de córdobas (equivalentes a U$2,841.7 millones) a diciembre de 2012, registrando un crecimiento de 29.2 por ciento, superior al observado en 2011 (19.1%). Por otra parte,  las obligaciones con el público totalizaron 88,173.9 millones de córdobas, registrando un crecimiento  interanual de 5.4 por ciento (17.6% en 2011).
 
Por otra parte, BCN orientó la conducción de su política monetaria y cambiaria a mantener una tasa de deslizamiento preanunciado de 5 por ciento anual y garantizar la convertibilidad de la moneda. Para tal fin, el principal instrumento fueron las operaciones de mercado abierto, complementadas por la política de encaje legal. Este esquema de conducción de política monetaria permitió alcanzar un saldo de reservas  internacionales brutas (RIB) de 1,887.2 millones de dólares (US$1,892.2 millones a finales de 2011), cuyo  comportamiento estuvo apoyado por los traslados de recursos del Gobierno Central. Lo anterior propició  una cobertura de RIB a base monetaria de 2.4 veces. También es importante señalar que el BCN renovó  por tercera ocasión una línea contingente de liquidez por la suma de hasta 200 millones de dólares con el  BCIE, para proporcionar un mayor blindaje a la red de seguridad del sistema financiero.
 
En relación al balance general del BCN, los hechos más relevantes estuvieron asociados al cumplimiento del Arto. 80 de la Ley Orgánica del BCN (referido a la capitalización de esta institución) y la continuidad del  proceso de adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). En este contexto, el  MHCP por segundo año consecutivo transfirió al BCN un bono de capitalización para fortalecer la posición  financiera del Banco. Asimismo, el 19 de junio de 2012, el BCN suscribió un acuerdo con el MHCP  mediante el cual ambas instituciones se comprometen a realizar diversas acciones tendientes a sustituir  los instrumentos financieros deteriorados, por nuevos instrumentos en condiciones y plazos previamente  negociados entre ambas entidades.
 
Como resultado del acuerdo, el banco registró en el balance una disminución en los títulos y valores nacionales, a cargo del MHCP teniendo como contrapartida un aumento del rubro otras cuentas por cobrar ,  en el interior. La conclusión de este acuerdo permitirá al BCN avanzar en el proceso de la capitalización  establecida en su ley orgánica y la reducción significativa del riesgo inmediato del deterioro de los  instrumentos financieros a cargo del MHCP .
 
Fortalecimiento del Sistema de Cuentas Nacionales de Nicaragua
 
El lanzamiento y adopción del nuevo sistema de cuentas nacionales de Nicaragua, referencia 2006 (SCNN 2006), en septiembre de 2012, constituyó un avance estadístico importante para el país. Lo anterior permitió que Nicaragua se situara entre los países latinoamericanos que tienen un alto grado  de desarrollo estadístico como México, Chile y Brasil.
 
Este avance estadístico consiste, por un lado, en la adopción de varias recomendaciones metodológicas del nuevo manual de uso internacional para la compilación de Cuentas Nacionales, conocido como Sistema de Cuentas Nacionales 2008 (SCN 2008). Por otro lado, el nuevo SCNN 2006 incorpora  nuevas cuentas e instrumentos de análisis que sirven para fortalecer la toma de decisiones y el diseño  de políticas, entre las que se cuentan: cuadro de clasificación cruzada por industrias y sectores institucionales; cuentas económicas integradas; matrices de transacciones financieras y no financieras;  y cuadro de flujo de fondos.
 
Con el nuevo SCNN 2006 el PIB nominal de 2006 fue superior en 30 por ciento al nivel obtenido con  el sistema de cuentas nacionales, referencia 1994. Este nuevo nivel se tradujo en un nivel del PIB per  cápita de 1,229 dólares para 2006, superior al nivel de la referencia 1994 (US$ 947).Por su parte,  los cocientes de las variables macroeconómicas con respecto al PIB disminuyeron, así por ejemplo, el  déficit en cuenta corriente, la presión tributaria y la deuda pública pasaron a 12.5, 13.6 y 86.4 por  ciento en 2006, respectivamente, en comparación con 16.2, 17.7 y 112.1 por ciento, obtenidos con  la referencia 1994.
 
Otro resultado relevante es el cambio en la participación porcentual por actividad económica. En  efecto, se observó una disminución de la ponderación de la actividad agrícola, industrial y gobierno  general, mientras que se registró un incremento de la importancia de actividades de servicios como  transporte, intermediación financiera, actividades inmobiliarias y empresariales. 

Comparación de la participación porcentual por actividad   económica, referencia 1994 vrs 2006


El mayor nivel del PIB y el cambio en la estructura productiva se explican por cambios metodológicos y  aumentos de cobertura. Entre los avances metodológicos más importantes se encuentran: la distribución  de los servicios de intermediación financiera por actividad económica y sector institucional; definición  de nuevos márgenes de comercio y transporte por producto a partir de la información de la encuesta  de márgenes de comercio y transporte 2006; inclusión de información obtenida en la Encuesta de  Ingresos y Gastos de los Hogares 2006/2007, Encuesta de Medición del Nivel de Vida 2005, VIII  Censo de Población y IV de Vivienda, los cuales dieron como resultado un nivel más alto de los servicios  de alquiler de bienes raíces residenciales.
 
Adicionalmente, es importante mencionar otros avances, tales como: el diseño y ejecución de una encuesta especial a las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares; utilización de la información por empresas adscritas al régimen de zonas francas para la estimación del valor de servicio de transformación y separación de las mismas en locales y maquilas; medición de la producción  en proceso y de las pérdidas extraordinarias generadas por fenómenos climáticos adversos en las actividades de café oro, caña de azúcar, granos básicos, otras actividades agrícolas y la silvicultura; tratamiento del gasto en investigación y desarrollo como formación bruta de capital fijo; y asignación  de la producción del banco central como consumo colectivo del gobierno central.
 
Por su parte, entre las principales actividades que aumentaron su cobertura se encuentran: cultivo  de granos básicos, servicios de transporte terrestre internacional, servicios de agencias navieras,  administración pública, intermediación financiera, hoteles y restaurantes, y construcción. Los servicios de intermediación financiera incluyen los servicios prestados por micro financieras y cooperativas de ahorro y crédito.
 
En las actividades de hoteles y restaurantes se incorporaron los servicios suministrados por hoteles  y restaurantes ubicados en las zonas costeras y rurales del país; mientras que en la construcción se  incluyeron las mejoras realizadas en los aeropuertos administrados por la Empresa Administradora  de Aeropuertos Internacionales (EAAI) y las construcciones ejecutadas fuera de las cabeceras  departamentales, donde se ejecutaron proyectos turísticos, construcción de zonas francas y nuevas  urbanizaciones; así como las obras construidas por la cuenta reto del milenio.
 
Asimismo, se incorporaron nuevas actividades que no se habían medido por falta de información,  o porque son actividades que surgieron y tomaron auge en los últimos años. Entre éstas destacan:  servicios de call centers, servicios de telefonía móvil, actividad apícola, servicios de transporte de moto  taxi y acuicultura de peces.
 
Es importante señalar que las cuentas nacionales de Nicaragua, contemplan por primera vez las  cuentas por sectores institucionales (SI) para los 5 grandes sectores recomendados en el SCN 2008  (sociedades no financieras, sociedades financieras, gobierno general, hogares e instituciones sin fines  de lucro que sirven a los hogares) y el resto del mundo, para los cuales se elaboraron, desde las  cuentas de producción y generación del ingreso (únicas cuentas que se elaboraban en el anterior  sistema de cuentas nacionales) hasta las cuentas de capital y financiera. Para la elaboración de la  cuenta financiera se utilizó la clasificación de instrumentos financieros según el SCN 2008, al igual que  la clasificación de activos en la cuenta de capital.
 
Así, actualmente se pueden conocer indicadores importantes como el valor agregado, remuneraciones,  ingreso primario, ingreso disponible, ahorro, préstamo o endeudamiento neto para cada uno de los  SI. Por ejemplo, los resultados indican que las sociedades no financieras (SNF) y los hogares son los SI  que generaron el mayor valor agregado y ahorro del país en 2006.
 
Fortalecimiento del Sistema de Cuentas Nacionales de Nicaragua


 
Con el fortalecimiento del sistema contable nacional, el BCN reafirma su compromiso con la mejora  constante de sus estadísticas, mediante la implementación de recomendaciones internacionales para  la generación de nuevas herramientas de análisis que contribuyan al diseño de políticas y a la toma de  decisiones de manera eficaz. En este sentido, próximamente se pondrá a disposición del público una  Matriz de Contabilidad Social, las series de cuentas nacionales trimestrales, el IMAE, cuenta satélite  de turismo y el índice de precios al productor con referencia 2006. Lo anterior contribuirá a que las  estadísticas económicas del país estén en línea con los estándares y metodologías internacionales y se  integren a las Normas Especiales de Divulgación de Datos (NEDD).