NICARAGUA : De la Guardia Nacional al Ejército Constitucional

Versión para impresiónSend by emailSend by email

De la Guardia Nacional al Ejército Constitucional
Managua. Por Humberto Ortega Saavedra | 26 agosto del 2009

Desde 1912, las tropas norteamericanas establecen en nuestra patria la Guardia de Legación Americana, y en 1925 crean la Constabularia, con
personal nicaragüense para labores de policía y judicial con Calvin Carter, oficial yanqui como jefe, siendo ésta el embrión de la GN.
Paralelamente, subsiste el Ejército regular bajo control del caudillo conservador el general Emiliano Chamorro; en agosto las tropas yanquis
abandonan Nicaragua y seguidamente el general Chamorro da un golpe de Estado al gobierno de Carlos Solórzano y Juan Bautista Sacasa. En 1926
el general Chamorro partidariza al Ejército y a la Constabularia; en mayo, los liberales se levantan en armas en Bluefields y en octubre
renuncia el general Chamorro ante el empuje liberal que comanda el general José María Moncada; en noviembre asume la presidencia Adolfo
Díaz y con él regresa a nuestra patria la Legación Militar Americana. En enero de 1927 desembarcan los marines para impedir la victoria
total de los liberales, entre quienes destaca en batalla el general Augusto C. Sandino.

En mayo de 1927 el gobierno de EU impone sobre liberales y conservadores el Pacto del Espino Negro que da lugar al fin de la Constabularia y
al nacimiento de la Guardia Nacional. Los marines y los políticos nicaragüenses deciden que la cúpula de la GN responda al partido en el poder.
El primer jefe de la GN es un coronel estadounidense. El presidente de los EU tiene el mando supremo de la GN y de la Legación Militar
Americana. En 1932 la GN tiene en su estructura 220 oficiales norteamericanos y 15 nicaragüenses, y en noviembre se nombran en su mando a 25
liberales y 15 conservadores. El día 15 de dicho mes se efectúan elecciones presidenciales en nuestro país y Anastasio Somoza García, quien
entra a la GN el día anterior, es nombrado Jefe Director de la GN y ascendido a general de brigada. Al año siguiente, en enero, las tropas
yanquis abandonan Nicaragua por la tenaz resistencia del general Sandino, que les ocasiona más de 500 muertos en combate. En 1934, Somoza
García, en conspiración con la embajada norteamericana, compromete directamente a la GN en el asesinato del general Sandino. En 1936,
Anastasio Somoza García da un golpe militar al presidente Sacasa y en 1937 asume la presidencia de la república y la jefatura de la GN.

La GN es el eje fundamental para afianzar la dictadura de Somoza y, para 1941, cuenta con 37 aviones y una Base Naval de los EU en el puerto
de Corinto. En 1956, Rigoberto López Pérez ofrenda su vida al quitar la del general Somoza y asume su hijo, el coronel Anastasio Somoza
Debayle la jefatura de la GN. La dinastía crea fuerzas paramilitares nicolasianas, el AMROCS y la mano blanca para reprimir a la oposición. En
1974, Anastasio Somoza Portocarrero, crea la eebi, se fortalece la osn, el sin, las bases de contrainsurgencia, los BECATS, y otras unidades.
A la altura del año 1977, la dictadura tiene desarticulado y muy golpeado al movimiento opositor, tanto armado como no armado que
simbolizan Carlos Fonseca Amador y Pedro Joaquín Chamorro. En este año los sandinistas desatamos la ofensiva de octubre que no se detiene hasta vencer a la genocida GN con la insurrección de todo el pueblo el 19 julio del 79.

El Ejército Popular Sandinista (EPS). Legitimidad Inicial

En 1979 con el triunfo de la revolución se asume el Estatuto Fundamental de la República sancionado por la Junta de Gobierno que en su
arto.-23, disuelve la GN y deroga todo su andamiaje jurídico-legal y sustituye a la GN en el arto. 24 por "un nuevo Ejército Nacional". El
22 de agosto se crea el EPS, que celebra su nacimiento cada 2 de septiembre para enlazarnos históricamente con el Ejército Defensor de la
Soberanía Nacional que ese día constituyó Sandino en 1927. Siempre en 1979 se crea el ministerio de defensa y en 1980 las milicias-MPS- y se dan
pasos jurídicos y legales para fortalecer la naciente institución, como la ley de grados militares, la auditoría, procedimiento penal y
otras que norman la vida militar.

Integración. El Ejército lo integramos con los mejores combatientes y cuadros de las tres tendencias que aún se alinean en el FSLN. Lo
comanda mi persona, con 18 Comandantes Guerrilleros de los 36 existentes. Entre ellos Joaquín Cuadra Lacayo, el segundo al mando.

Partido-Ejército. En 1979, la Dirección Nacional del FSLN crea el comité militar con Humberto Ortega, Tomás Borge y Luis Carrión, que atiende
la defensa y seguridad y que funciona breve tiempo. En el Ejército la estructura partidaria es vertical y solamente con militares. Los
oficiales superiores podían asistir a estructuras civiles del partido pero estos al Ejército no. Los Comandantes de la Revolución y Comandantes
Guerrilleros, ambos grados de honor que se otorgan este año son respectivamente miembros de la DN y de la Asamblea Sandinista del partido. El
objetivo fundamental de la estructura partidaria es apoyar el mando. El jefe militar es también el jefe partidario, sin dar lugar a la modalidad del
comisario político. El partido únicamente penetra al Ejército por su estructura máxima superior, jerárquica y vertical, y nunca de forma
horizontal civil-militar. En el Ejército funciona la asamblea de base de la Juventud Sandinista. La Dirección Política impulsa la organización
partidaria, la educación política y la historia.

Estructura. En 1979-80 creamos 7 Regiones Militares, batallones de Infantería, tropas guarda-fronteras, agrupando 20 mil efectivos; se
cuenta con 17 mil armas maltrechas de la GN y guerrilla, y se preparan en Cuba 300 oficiales. Al mismo tiempo se adiestran nuestras tropas con
el apoyo de instructores guerrilleros del Frente Sur chilenos, argentinos, cubanos, costarricenses, brasileños, paraguayos, uruguayos
y con militares que envía el general Omar Torrijos, de Panamá.

Voluntariedad. Hasta 1983 el Ejército se constituye como institución regular y profesional por la disposición patriótica del pueblo que se integra al EPS voluntaria y masivamente. En esta etapa es vital el volumen de tropas para suplir la calidad militar que se prepara en diferentes academias y escuelas dentro y fuera del país. Nos topamos con grandes dificultades porque desde finales del 79 se organizan los primeros grupos armados contrarrevolucionarios --CR-- que operan desde Honduras, que luego forman el Ejército de liberación nacional y la legión 15 de septiembre.

La Guerra. Durante el renacer de la guerra fría asume el poder en EU el presidente Ronald Reagan, quien tiene como objetivo central destruir al EPS
para colapsar la revolución. En 1981 se unen todos los CR y forman el Frente Democrático Nicaragüense, y en el Caribe el Misura. Se disponen a agrupar 30 mil combatientes, con la estrategia de una guerra relámpago que derroque a la revolución en un corto plazo, estrategia que
se varía en 1985 ante el fracaso de la misma. Desde este año la CR entra en una fase defensiva e incrementa ataques a objetivos civiles. En
1987, los CR miskitos se unen y forman Yatama, y también se forma la Resistencia Nicaragüense (RN) al unirse el FDN, la Unión Nacional Opositora y
el Bloque Opositor del Sur, plan de la CIA que rechaza la Alianza Revolucionaria Democrática de Edén Pastora, que se desmoviliza el año anterior.
El gobierno de Reagan involucra en el conflicto a Honduras, El Salvador y Costa Rica, y les otorga 14 mil millones de dólares en ayuda militar y
económica para estrangular a Nicaragua. Desde 1981 las tropas norteamericanas llevan a cabo maniobras militares que en 1983 apoyan el minaje
de nuestros puertos y el empleo de las lanchas pirañas y operaciones aéreas. En 1988, los EU refuerzan con 3,500 efectivos sus bases en
Honduras, sumando 16,970 sus tropas en dicho país.

La Guerra Nacional Patriótica y Popular. Ésta es la Doctrina que elaboramos en 1985 para profundizar nuestros planes contrainsurgentes y
preparar el país ante la amenazante actitud invasionista del presidente Ronald Reagan, doctrina que articula el campo de batalla con
nuestro escudo político y diplomático que logra que la comunidad internacional rechace la agresión y condenen al gobierno estadounidense en
la corte internacional de justicia en la Haya, en 1986.

Armamento. Asesores. Desde 1982 el EPS es capaz de asimilar 87 mil fusiles aka, ametralladoras, morteros, cañones, lanza cohetes RPG-7, sistemas múltiples coheteril BM-21, artillería anti-aérea y decenas de millones de municiones. Las primeras armas las donan Argelia, Cuba y Libia.
Posteriormente recibimos los fusiles aka y demás como resultado del primer convenio militar de suministro gratuito que firmo con el último gran
mariscal de la URSS, Dimitri Ustinov, en Moscú. La mayoría del armamento se transporta en barcos búlgaros y se introduce al país en complejas
maniobras en el agitado mar caribeño en el Bluff, muy difíciles descargas de los tanques T-55 en donde mueren varios marineros al rozar los
grandes buques con nuestros lanchones en esas vitales misiones. En 1984, en mi encuentro con el presidente de Corea del Norte, Kim Il Sung,
recibimos donados cien mil fusiles aka y decenas de lanza cohetes múltiples portátiles. La República Democrática Alemana suministra centenares de camiones IFA. Forjamos un potente Ejército terrestre que tiene como base fundamental la infantería y la artillería que articula a la fuerza aérea y la marina, y llega a contar con más de 350 mil armas de todo tipo, incluyendo los cohetes antiaéreos, flechas y agujas, helicópteros y aviones. En función permanente los asesores militares cubanos nunca fueron más de 40 y los rusos solo tres.

Las Fuerzas. En 1982 movilizamos al combate 227 batallones de reservistas y milicianos, los legendarios BIR de hombres y mujeres. En 1984
nuestra estrategia centra el empuje sobre los miles de combatientes del FDN. Para esto creamos 44 Bases de Apoyo Operacional que potencian los Batallones de Lucha Irregular, los BLI. Entre 1983 y 1989 son movilizados 325,285 efectivos de estos 175,695 del servicio de reserva y 149, 590 jóvenes del SMP.

Desarrollo e Iniciativa. Con la implementación del SMP en ley del 13 setiembre de 1983 el Ejército da un salto de calidad en momentos que
el ingreso por voluntariedad al Ejército se ha agotado y no permite estabilizar y modernizar debidamente el Ejército regular. Las heroicas
tropas voluntarias de reservistas y milicianos por ser fuerzas menos calificadas sufren cifras muy altas en muertos, heridos y desaparecidos y
con la implementación del SMP disminuyen sensiblemente las muertes en combate. Esto se logra por el perfeccionamiento del Ejército que
desarrolla su capacidad profesional con las fuerzas permanentes más calificadas compuestas por el personal regular y el del servicio
obligatorio. Entre otras unidades están los BLI, los Batallones de Destino Múltiple y los Ligero Cazador. En 1985 la CR pierde la iniciativa y
pasa a la defensiva ante el Ejército en ofensivas con 50,000 hombres y con el complemento imprescindible de los combatientes del MINT.

Legitimidad Constitucional. En 1986 la CR es precisada a recomponer sus fuerzas y refrescarlas en sus bases trasladando el 70% de sus tropas a
Honduras. Este año llevamos a cabo la movilización de fuerzas más grande de la guerra con un total de 134,000 regulares, del servicio, reservistas y milicianos y se fortalece la institución con la conversión de grados de 7 a 11 en correspondencia a las exigencias castrenses de los Ejércitos en el mundo dejando atrás los grados influenciados por nuestro origen guerrillero. Surgen así los generales y se fortalece el coronelato para evitar una inflación que debilite la jerarquía institucional. Después en agosto de 1987 la revolución promulga la Constitución y se legitima al EPS como el
Ejército del estado, la nación y la república.

El proceso de la Paz. En 1986 el EPS crea áreas de cese al fuego y se logra el diálogo con Yatama. En 1987 con la Constitución Política en sus manos el presidente Daniel Ortega firma, en agosto, el acuerdo de Esquipulas que solamente reconoce como fuerzas armadas a las instituciones
legítimas de cada estado centroamericano recogidas en sus respectivas constituciones. En marzo de 1988 alcanzamos el acuerdo de Sapoá,
entre el gobierno representado por el general Ortega y el Directorio de la RN que encabeza Adolfo Calero, acuerdo en el que se legitima aún
más al EPS al aceptar la CR su desarme. En 1989 en cumplimiento de los acuerdos citados los CR deben desarmarse antes de las elecciones
presidenciales, obligación que no se cumple y, contrariamente, se produce a fines de año una incursión masiva de miles de CR desde Honduras en
momentos que el EPS colabora en el andamiaje electoral. Esta invasión es rechazada y en diciembre se tensan las relaciones con EEUU al
rodear nuestros tanques la embajada estadounidense en respuesta al asedio de las tropas yanquis a nuestra embajada en Panamá a raíz de la invasión que derroca al general Noriega. En 1990, en febrero, se llevan a cabo las históricas elecciones que llevan a la presidencia a Violeta Barrios de Chamorro y se firma el Acuerdo de Transición entre el gobierno entrante y el saliente, que ratifica el desarme de la CR y la reducción del EPS. El 18 de abril firmo con el jefe de la RN Oscar Sobalvarro y con Yatama el cese al fuego efectivo y definitivo. Finalmente el 27 de junio la RN se desarma totalmente ante la presencia de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro.

Revolución y Democracia. Conquistada la Paz se inicia el rumbo hacia un inédito sistema democrático sustentado en la Constitución de 1987 y, con una correlación política, que demuestra que ni la izquierda desapareció a la derecha ni la derecha a la izquierda. En 1990 nuestra sociedad está altamente polarizada. El Ejército se reduce de 90 mil a 12,100 hombres sin contar con el apoyo financiero suficiente del gobierno que no logra de EEUU y Europa. La legítima permanencia del general Ortega en la jefatura del Ejército genera protestas de los anti-sandinistas. En el período 1990-94 el Ejército se despartidariza separando a todos sus integrantes del FSLN. Producto de las altas tensiones sociales de la transición de la guerra a la paz en el país destruido por las dos últimas guerras, se produce el realzamiento de miles de recompas, recontras y revueltos y, sobre todos ellos el Ejército se moviliza para someterlos a la ley y el orden. Las protestas urbanas de la oposición sandinista rebasan a la Policía
Nacional y el Ejército auxilia para hacer respetar con firmeza el derecho de cada quien. Los sandinistas nos critican cuando en un gesto de acercamiento con los EEUU imponemos al teniente coronel Dennis Quinn la medalla Camilo Ortega por sus servicios en nuestra patria. El
Ejército con la BED recoge decenas de miles de armas, toneladas de municiones y explosivos y otros en manos de civiles. El Ejército logra que
guerrilleros salvadoreños regresen flechas sam-7 que se apropian en complicidad con oficiales de la fuerza aérea y asegura no continúen operando en nuestro país. El Ejército da seguridad, por un lado a los sandinistas que sienten garantía, con la jefatura militar del general Ortega, para no ser exterminados y, al gobierno de doña Violeta para contrarrestar las protestas opositoras que rebasan la ley. La presidente Chamorro cumple su promesa de eliminar el SMP lo que solamente es posible al alcanzar la Paz. Hasta el año 2000 el Ejército con apoyo de la Policía Nacional
continúa la pacificación y desarticula decenas de bandas delictivas con cerca de 8 mil integrantes y, también desactiva decenas de miles de minas en el territorio nacional.

El Código Militar. En 1994 la Asamblea Nacional aprueba el Código Militar lo que permite en febrero del año siguiente suceda el relevo ordenado y sin guerra del mando militar. El Código Militar remarca la maduración de la institucionalidad, profesionalismo y modernidad del Ejército en adelante Ejército de Nicaragua y, también permite en disposición transitoria, el consenso político civil-militar para el retiro del Ejército del general Ortega en el marco de la ley.

El SMP, El Ejército de Nicaragua, la Paz y la Democracia. El SMP fue imprescindible para poner fin a la guerra que es la verdadera causante de la muerte de más de 30 mil contendientes, de estos cerca de 3,500 jóvenes del servicio militar. Sin el SMP el Ejército hubiera sido derrotado y con él la Revolución, y sin ésta, la democracia que en paz inicia la presidente Violeta Barrios de Chamorro. Así se llega al Ejército de Nicaragua como una institución que no es ni será brazo político de ningún partido, ni de fanáticos de izquierda ni derecha, ni se convertirá en una casta militar aliada a grupos de poder, ni al narcotráfico ni al terrorismo.

Tributo. El principal tributo que nuestra sociedad debe rendir a 30 años del Ejército de Nicaragua es a las más de 50 mil víctimas en la cruenta guerra de los 80 y en particular a los jóvenes que defienden sus ideales hasta morir con heroísmo desde las trincheras de la revolución y de la contrarrevolución. Ellos y quienes sufrieron el martirio nos reclaman cesar la polarización, el odio y la desconexión para afianzar la estabilidad política nacional, requisito indispensable para en estado de derecho y plena libertad, fortalecer la economía y vencer la pobreza.

Managua, agosto 24 2009