NICARAGUA : Comentario de William Grigsby - jugando en equipo

Versión para impresiónSend by emailSend by email

Comentario de William Grigsby Segmento “De Frente”
Multinoticias, Canal 4
9 de junio del 2010

Está de moda el fútbol, nosotros somos beisbolistas, pero cuando hay Campeonato Mundial o cuando hay un evento internacional de primera magnitud, todos los nicas nos hacemos expertos en fútbol. El fútbol es el Deporte de mayor práctica en todo el Mundo, son casi 200 países los que tienen Selecciones Oficiales, y una de las cosas que más atrae a la gente, es que se trata de un deporte cuya esencia está en el juego en equipo, en colectivo. Es decir, puede haber estrellas, pero si no hay un equipo que lo acuerpe, si no hay un armador de la jugada, defensas que impidan los goles del contrario, un portero que sea lo suficientemente hábil, de nada sirve tener una estrella goleadora.

Algo parecido ocurre en el beisbol, de nada sirve tener un ganador de 20 partidos, si la batería no funciona en los otros juegos. Es decir, si no funcionan los bateadores, o si la defensa es muy mala y por ahí se escapan los juegos; de nada sirve tener un gran manager si no hay un buen equipo, de nada sirve tener un gran entrenador en un equipo de fútbol ¡si no hay equipo! Es decir, se trata del equipo, la esencia de los juegos colectivos son los equipos, la suma de las indi-vidualidades, de las virtudes de cada quien, que van simplemente aportando durante los partidos para tener un resultado definitivo, pero la esencia es el juego en colectivo.

Lo mismo es en un Partido como el Frente Sandinista, se trata del colectivo, se trata del grupo que formamos todos los sandinistas en general en el país, y los sandinistas en particular en un centro de trabajo, en un barrio o en una comarca, en un Municipio, en el Departamento; somos grupos, de pequeños grupos al gran grupo que somos todos los sandinistas. Y en esos colectivos todos somos importantes, pero ninguno es indispensable; y eso a veces no nos entra mucho en la cabeza. A veces, algunos de nosotros nos creemos que somos tan, tan buenos, pero tan maravillosos, que sin nosotros el Frente no es nada, y es un grave error... el error de la vanidad.

Una de las primeras cosas que nos han enseñado a los sandinistas desde que nos introducimos en la lucha revolucionaria es, que el trabajo en equipo es la esencia del trabajo revolucionario. No se puede trabajar con alguien que prefiere sus ideas y prefiere sus propuestas a las del grupo, y cuando no puede que el grupo asuma sus ideas o sus propuestas, entonces hace tienda aparte... ¡así no se puede hacer! O sea, tus ideas son valiosas en tanto el grupo las acoge y las practica; tus propuestas son importantes en tanto el grupo, el colectivo, las asume, las pone en práctica. De nada sirve que tengamos brillantes pensadores, si no hay quienes ejecuten esos pensamientos, esas ideas.

Y a veces también ocurre, sobre todo en los cargos públicos, ocurre que algunos compañeros, algunas compañeras, creen que esos cargos valen, porque ellos o ellas están en esos cargos ¡y ese es otro grave error! Los cargos son instrumento, son un instrumento para cambiar la vida de la gente, para mejorar esa vida; no es el cargo la esencia misma de un Revolucionario; es una función, es una responsabilidad, es una tarea que le delega la gente, en el caso del cargo público, y el Partido, en el caso del cargo partidario, pero no es que sin el cargo no hay Partido, o no es que sin el cargo público no existe la gente. Eso no es así.

Entonces, hay compañeros y compañeras que nos equivocamos, que creemos que es por nosotros que la gente ha votado, por nosotros como persona, ¡y no es así! La gente, los que votan al Frente Sandinista, votan en primer lugar, por una propuesta, porque saben que los sandinistas tienen una idea de país y un procedimiento para ganar ese país de determinada forma; y la gente lo conoce y vota por los sandinistas.

También vota por individualidades, es cierto, también suman algunas individualidades, pero no es la mayoría de los sandinistas, o mejor dicho, los sandinistas no deciden su voto porque fundamentalmente la persona les gusta... ¡no! es al revés... la persona les debe gustar, cierto, pero lo principal es la propuesta que llevamos, nuestro Programa, nuestra Historia, nuestro liderazgo en general. Eso es lo principal.

Hemos visto en las últimas semanas, algunos compañeros, sobre todo varones, que se han aferrado a cargos determinados, alegando por ejemplo, de que gracias a ellos el Frente Sandinista ha ganado en determinado Municipio... ¡otro grave error! El Frente Sandinista no gana solamente por las personas, repetimos, gana por lo que hemos dicho. Y no es cierto de que en un Municipio determinado, si no hemos llevado a fulano de tal, perdemos... ¡eso no es cierto! Ayuda a que ganemos, sí, pero no necesariamente perdemos.

Y aún cuando fuera así, eso no hace que el cargo sea propiedad de quien lo ocupa; el cargo es un instrumento de la gente para mejorar su vida cotidiana, para mejorar su nivel de vida. Es para eso el cargo. Por ejemplo, los Alcaldes están para resolver los problemas de la gente, y la mejor manera de resolver los problemas de la gente, es con la gente, no simplemente adminis-trativamente, porque el Alcalde decide que se hace esto más esto... ¡no, es con la gente!

Decía el Presidente Ortega desde el momento que asumió: se trata, dijo él, del Pueblo-Presidente, y luego hablamos del Pueblo-Alcalde, del Pueblo- Diputado, pues se trata de eso, de ponerlo en práctica. Y eso, se pone en práctica cuando los Alcaldes y los Concejos Municipales gobiernan con la gente, se convierten en instrumentos de Gobierno de la gente, de sus decisiones, y no porque es “san Alcalde” todo mundo tiene que seguir porque el Alcalde lo dijo. Eso no funciona así, al menos en un Partido como el Frente Sandinista.

Un par de cosas adicionales... Una misión funda-mental de los Alcaldes, de los Diputados, de todo funcionario público, de los Ministros, los Vice-ministros, los Directores de Entes Autónomos, los Directores de hospitales es, la transparencia, la rendición de cuentas. ¿A quién? A las autoridades que compete y también ante la gente... Hay que rendirle cuentas a la gente de lo que uno hace, porque uno no lo hace en nombre de uno mismo, lo hace en nombre de un Partido y lo hace también, porque la gente lo ha puesto ahí.

Y a veces encontramos resistencia de compañeros y compañeras que no les gusta la rendición de cuentas; les gusta mucho el Presupuesto, les gusta mucho la transferencia, pero no les gusta la rendición de cuentas. Y también a veces encon-tramos compañeras, compañeros, dichosamente no es la generalidad, pero ¡hay que señalarlo porque encontramos! encontramos compañeras, compañeros que apenas ocupan un cargo, se llenan de ínfulas, pierden el piso, se suben a la estratósfera y empiezan a creer que son la “divina garza,” y cuando alguien del pueblo llega a pedirle una cita, nunca tiene tiempo, ¡menos que tenga tiempo cuando se encuentra a alguien en la calle! Son buenos, antes de ocupar el cargo, pero cuando ocupan el cargo se olvidan de quién los puso.

Esos son defectos, en fin de cuentas, que nos ha inoculado el propio sistema capitalista en nuestra manera de ser, en nuestro comportamiento; eso no es nada Revolucionario, eso no es un compor-tamiento de nuevo tipo. Y recordemos, la mejor manera que tiene el Frente Sandinista de ganar mayor simpatía, es el ejemplo y el ejemplo del Frente Sandinista lo pone en el ejemplo de cada uno de sus Militantes.

Así como hicimos antes de la Revolución, así como hicimos en los años 80, así tenemos que hacer ahora... siempre, los sandinistas tienen que dar ejemplo en todo, ejemplo en trabajo, ejemplo en abnegación, ejemplo en honradez, ejemplo en transparencia, ejemplo en rendición de cuentas, ejemplo en conexión con la gente, en servir a la gente, ¡ejemplo en todo! Si no lo somos, flaco favor le hacemos al Frente Sandinista, y el Frente Sandinista tiene que tomar sus respectivas medidas.
Que no se nos olvide, los cargos no son nuestros, nos colocan en esos cargos porque tenemos deter-minadas calidades, pero no porque nosotros somos “la mamá de Tarzán,” o no porque sin nosotros no se puede ganar, eso no es así. Lo principal, lo fundamental, la esencia, es el Proyecto que defendemos, el Socialismo que queremos construir, la Patria Nueva para todos.

La lucha es el más alto de los cantos, y unidos... ¡somos invencibles!