Entrevista con Vice-Ministra de Comercio e Industria, Verónica Rojas

Tortilla Con Sal,  28 de julio 2011

TcS : ¿Vice Ministra, desde su punto de vista qué ha sido el impacto del ALBA sobre el comercio en Nicaragua?

Vice Ministra Verónica Rojas : Al constituirse la Alianza Bolivariana de los Pueblos hemos tenido dos grandes impactos. El primer impacto en el comercio exterior tiene que ver con la democratización que se ha dado en forma real de los agentes económicos en su acceso a los mercados externos . Como ejemplo, en el caso de Nicaragua, nosotros somos el país mayor productor pecuario de la región. Somos el país ganadero por excelencia.

Entonces toda nuestra producción, aproximadamente el 77% de toda la producción nuestra viene del sector agropecuario. Y son pequeñas unidades económicas, pequeñas fincas, muchas veces no más allá de 10 manzanas, veinte manzanas. Y se dedican tanto a la agricultura como a la ganadería.

Uno de los principales rubros que ha tenido, yo diría un gran auge con la apertura del mercado en el ALBA particularmente con Venezuela ha sido la venta de ganado en pie. ¿Cómo nos ha beneficiado            esto? Nos ha beneficiado a partir de tener una salida que se había cerrado anteriormente el ganado en pie salía, estamos hablándole del primer quinquenio de 2000  había salido hacia México.

Y eran novillos de cierto tamaño hasta 300 kilos. Una vez cerrado el mercado mexicano para ganado en pie, ¿qué pasó con nuestros pequeños y medianos productores de ganado? Se quedaron con cabezas de ganado sin tener una salida hacia el mercado exterior.

Entonces hubo una saturación en las fincas. Eso impactó e impacto fuertemente al extremo que los indicadores de la pobreza extrema cubren a las fincas pequeñas que no deben de estar en pobreza extrema porque tenían semoviente, tenían áreas para cultivar y podían estar en una mejor situación. Sin embargo, al cerrarse el comercio exterior, entonces ellos quedaron sin posibilidades de vender su producto.    

La apertura con Venezuela vino a impactarnos porque permitió que ese ganado que ya existía físicamente en las unidades productivas. Inclusive el ganadero estaba perdiendo  porque lo tenía más tiempo en repasto en las fincas. No pudo salir al mercado externo y tampoco pudo ser absorbido por el interno.

Porque insisto en la democratización del comercio exterior. Porque el hecho de que se haya basado en el acopio o consolidación de lotes para la exportación, permitió andar de finca en finca acopiando aquellas reses que llenaban los requisitos y fueron beneficiados una cantidad amplia de pequeños ganaderos.

Ese impacto positivo, ¿qué permitió?. Ha permitido dos cosas, el mejoramiento del nivel de vida de ellos, una mejor inserción al mercado interior de este segmento poblacional porque tienen con que comprar  y, además, les aseguró la posibilidad de renovar la calidad del hato. Esos elementos son positivos a corto plazo – vendo dos, tres novillos o vaquillas que tengo del tamaño que requiere el mercado del ALBA y eso me impacta automáticamente a mi y a mi familia, a mi entorno.

Tengo capacidad para mejorar sus condiciones de vida. Pero, además puedo ampliar con un programa de retención de vientres que ha sido impulsado de forma individual por los ganaderos. Han empezado de nuevo el proceso de retener los terneros, engordarlos para sacarlos como novillos y eso permite una permanente mejora de rendimiento y eleva la eficiencia del sector y del país.

Otro elemento importante. Como hay un mercado abierto, tengo que pensar como ser más eficiente y en un corto plazo, disminuyendo los tiempos asegurarme la talla y el peso del ganado que voy a vender. Introduzco tecnología y para eso el MAGFOR y el IDR, organismos de nuestro gobierno han ido de la mano con el productor para asegurar que llegue a la calidad que se requiere .

Entonces el impacto va ALBA-Nicaragua, Nicaragua-región centroamericana.  ¿Por qué región centroamericana? Porque hay otros gobiernos que sí también han suscrito acuerdos, inclusive algunos tienen acuerdos de libre comercio no con el ALBA sino con algunos otros países, pero es producto del impacto que se da al surgir el ALBA.

Al surgir el ALBA se abre un mercado para todo Centroamérica se potencializa la oportunidad para el resto de los países  ante el ejemplo de Nicaragua como va entrando a comercializar particularmente con Venezuela, otros que producen menos que nosotros pero que tienen también ganado, por ejemplo Honduras, El Salvador, han hecho acuerdos completos de libre comercio y otros acuerdos parciales con los países del ALBA.

Pero no solamente eso. Sino que la existencia del ALBA  que nos da seguridad de mercado a un precio justo y sobre todo que no vamos a tener ni tenemos la incógnita si va a ver un movimiento político en el otro país que me va a cerrar  el mercado. En el caso de los países del ALBA tenemos seguridad que tenemos abierto ese mercado. Eso nos ha dado la oportunidad de pensar en una mayor efectividad pero no solo para el ALBA sino con otros mercados.

Nos ha permitido avanzar en la actualización fitosanitaria de nuestra producción, en la actualización tecnológica para poder entrar en otros mercados. El ALBA no solo tenemos que verla como ALBA en Nicaragua o ALBA en Centroamérica sino como el ALBA-Nicaragua como amplía y mejora  las condiciones productivas  de Nicaragua por ejemplo con el DR-CAFTA, con Taiwan, con Japón, con otros , con la misma Europa. Por ejemplo nosotros ya empezamos el procedimiento de trazabilidad bovina.

Hace 30 meses lo teníamos únicamente como una demanda de los mercados, y  sabíamos que estábamos disminuyendo los tiempos de permisibilidad para poderlo instalar pero no teníamos las condiciones dadas. El hecho de que hay un mercado seguro promueve en la mente del productor la necesidad de cambio y al existir un   gobierno como el nuestro  ofertando el cambio con los diferentes programas como son los de  trazabilidad bovina, programas fitosanitarios que nos han permitido   declararnos libre de fiebre porcina o de influenza aviar o con riesgo controlado en el síndrome de la vaca loca, por ejemplo, hace que el productor  pecuario, esté dispuesto a hacer cambios, está dispuesto a asumir su responsabilidad empresarial para ser más competitivo y a hacer su finca o granja más competitiva , hacer su sector más competitivo y hacer su país más competitivo.